Banca de desarrollo no competirá con la privada

Foto: Especial

El que sea flexible y robusta no pone en riesgo las finanzas: SHCP

La secretaría de Hacienda (SHCP) rechazó que la reforma financiera esté encaminada a fortalecer a la banca de desarrollo de manera irresponsable al dotarla de mayor flexibilidad operativa.

El titular de la unidad de banca de desarrollo, Luis Madrazo, dijo que no se está incurriendo en ningún riesgo. Se requiere, expuso, tener el marco legal adecuado, quitar restricciones porque lo que tenemos hoy es “la carreta frente a los bueyes”. De lo contrario, advirtió, se obstaculizará el crecimiento de las instituciones de fomento y su impacto a la economía. Así respondió el funcionario ante las preocupaciones de académicos y legisladores durante el foro de consulta sobre la reforma financiera organizado por las Comisiones de Hacienda y Justicia en la Cámara de Diputados.

Madrazo explicó que el mandato de tener una banca de desarrollo flexible y robusta no tiene nada que ver con poner en riesgo las finanzas públicas, el patrimonio de los mexicanos o el buen funcionamiento del sistema bancario.

Con la flexibilización, no estamos hablando de crecimiento de manera irresponsable, se está agregando regulación y prudencia con una normatividad que seguirá sujeta a la CNBV. Se le está dando un mandato más claro, más preciso, echado para adelante. No está peleado en lo más mínimo con que se tenga que cumplir con toda la normatividad bancaria”, aclaró.

Discusión fina

Hizo ver que actualmente la banca de fomento está acotada por la Constitución, leyes y el sistema político mexicano. En ese contexto, consideró que la preocupación de que con esta reforma “vamos a dar un tumbo” al abrir la llave del crédito de la banca pública es un tema que se debe hacer a un lado para dar lugar a una discusión más fina, más enriquecedora con el mandato que se plantea. “Tenemos fortalezas, pero venimos de una base pequeña y, si no tenemos el marco adecuado, vamos a entorpecer el crecimiento de la banca de desarrollo”, advirtió.

Con el mandato se trata de utilizar las fortalezas a plenitud para dar acceso a aquellos sectores de la economía a los que de otra manera, por sí solos, la banca privada no le daría acceso. Pero, matizó, no se pretende competir con la banca privada para ver quién tiene el saldo en su balance o desplazarla. Más bien, puntualizó, debemos inducir una mayor participación. “Si desplazamos al sector privado, sería en detrimento de la banca de desarrollo”, concluyó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Leonor Flores, El Economista