Contrata un seguro acorde a tu edad

Foto: Especial

Sólo el 24% de la población mexicana cuenta con protección de este tipo

¿Cuál es la importancia de un seguro? ¿Se requiere uno distinto para cada etapa de la vida? En México, según datos de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, sólo 24% de la población tiene acceso a estos instrumentos. Sin embargo, las personas que piensan que es posible prescindir de ellos son más propensas a sufrir la pérdida de su patrimonio, aseguran especialistas.

Humberto Valencia, profesor de Finanzas del Tecnológico de Monterrey, mencionó que las personas menores de 30 años (que se encuentran en la primera etapa de su vida laboral) descuidan la elaboración de un plan financiero que contemple la importancia que los seguros tienen para la protección del patrimonio.

“No es lo mismo estar iniciando la vida laboral que encontrarse al borde del retiro. Tanto las necesidades como el nivel de protección que se requiere cambian con el paso del tiempo. El problema es que en México muchas personas carecen de la cultura de la previsión y la disciplina económica”, explicó el académico.

Al inicio de la vida laboral

Un automóvil es una de las primeras compras que el trabajador joven realiza. No obstante, los conductores jóvenes son los que tienen accidentes más graves, según lo indica el Centro Nacional para la Prevención de Accidentes (CENAPRA).

Por ello, a esta edad conviene contratar una póliza que, además de cubrir daños a terceros, brinde una atención integral al conductor que apenas inicia su vida productiva.

Los especialistas sugieren también adquirir un seguro contra la pérdida del empleo (que los bancos ofrecen al contratar una hipoteca). El usuario de este producto podrá reclamar montos entre 1,500 y 6,000 pesos mensuales dependiendo de la prima que elija; el precio de partida del seguro es de 60 pesos mensuales.

“El plazo máximo para recibir el beneficio es de seis meses y le permite a quien lo contrata fomentar la disciplina de la planificación financiera ante un evento adverso”, explicó Humberto Valencia.

Cuando formas una familia

Cuando se toma la decisión de formar una familia debe considerar adquirir un seguro de vida para, que en caso de que fallezcas, tus seres queridos puedan continuar con su desarrollo integral.

En el mercado existen diversos tipos de pólizas, pero un seguro de vida convencional es un plan que le proporciona una protección vitalicia que pretende que el asegurado pague las primas hasta la fecha probable de su fallecimiento para que sus parientes reciban el mejor beneficio.

De forma complementaria a la atención médica que puedes recibir de instituciones como el IMSS o el ISSSTE, contratar una póliza de gastos médicos mayores te permitirá tener una mayor cobertura de salud en caso de padecer alguna enfermedad grave o un accidente.

Las aseguradoras ofrecen planes en dólares o unidades de inversión que sirven para proteger el poder adquisitivo de la suma asegurada ante el paso del tiempo.

El seguro del hogar

Si compras una casa es conveniente proteger tu patrimonio a través de un seguro para el hogar. Existen varias compañías que ofrecen la póliza y puedes proteger tanto la estructura del inmueble como su contenido.

Francisco Irena, director de Riesgo Sencillo de Mapfre, explicó que un seguro para el hogar es un instrumento que protege a las familias ante diversos eventos que pueden dañar o destruir su patrimonio; su cobertura abarca daños materiales (bienes físicos), daños a los propietarios del inmueble y daños a terceros.

La educación de los hijos

Garantizar los estudios de sus hijos puede ser uno de los proyectos más importantes de las parejas consolidadas. Por ello, si adquieres un seguro educativo podrá brindar protección y ahorro para la universidad de tus hijos, incluso si llegas a fallecer.

“Tiene mucho sentido pensar en la educación como una inversión o fuente de oportunidad para tus hijos, pues prepararlos para los retos laborales del futuro les asegurará una mayor estabilidad económica”, indicó Humberto Valencia.

El retiro

Cuando te aproximes a la edad del retiro laboral, es importante que examines las opciones que tienes para enfrentar esa etapa (seguridad social, afores o fondos de inversión). Los especialistas recomiendan invertir en un seguro para el retiro de forma disciplinada desde los 40 años de edad o incluso varios años antes.

En números

  • 76% de la población en México no cuenta con un seguro que le brinde protección económica ante un imprevisto o accidente.
  • 60 pesos mensuales es el costo promedio de contratar una póliza que lo proteja en caso de sufrir la pérdida del empleo.
  • 30 años es la edad óptima para comenzar con un ahorro disciplinado que le permita tener un retiro laboral mucho más cómodo.

[email protected]

CRÉDITO: 
Alejandro de la Rosa, El Economista