Se necesita un sistema financiero incluyente

Archivo/Eleconomista.mx

Los cambios en la banca deberán mejorar las condiciones crediticias

Tal y como lo mencionó recientemente el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, en México se tienen aún muchos retos para contar con un sistema financiero que cubra las necesidades de crédito de las empresas de manera adecuada y con tasas competitivas frente a las que se ofrece en otras regiones de mundo.

Se trata de cambiar las reglas para contar con esquema incluyente, en especial para las compañías que comienzan o que se encuentran en pleno crecimiento, tal y como lo son las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Y es que, como lo mencionamos en la anterior columna, el crédito dirigido a estos negocios representa apenas 15% del total que se otorga a las empresas en el país.

Independientemente de cómo se den los cambios en la banca de desarrollo que serán presentados en breve por el gobierno federal, dichas modificaciones deberán estar apuntando hacia mecanismos que despierten un compromiso real por parte de la banca comercial para innovar en productos financieros que ayuden a las pymes a tener un mejor crecimiento en el entorno actual económico.

En los últimos cinco años, se ha visto un avance interesante de parte de los principales bancos en el país; sin embargo, aún prevalecen las altas tasas de interés, comisiones injustificadas en ciertos servicios y montos que no cubren las necesidades mas que de ciertos segmentos empresariales, con plazos que no ayudan a la generación de estrategias integrales.

Cuando hablo de contar con un compromiso real del sistema financiero privado, me refiero a que no siempre el gobierno debe fungir como la garantía para que el crédito sea otorgado. Se ha comprobado que las pymes pagan y lo hacen de manera puntual. La cartera vencida de este tipo de financiamiento oscila entre 1 y 2%, además de que dichos negocios están muy conscientes de que no pueden cerrarse las puertas a los pocos recursos actualmente disponibles.

Por ello, la banca, que dentro de sus principales encomiendas tiene el abrir la llave de los recursos a las empresas para que sean más productivas, tendrá que demostrar a partir de estos cambios un interés real en ser parte de una etapa que ofrezca más posibilidades de acceso a recursos.

Ya que estamos tocando el tema de financiamiento y que ya se acerca la celebración de la 76 Convención Bancaria, me enteré de que Banamex, que dirige Ernesto Torres Cantú, ha decidido integrar a sus productos uno que está mostrando un monto mayor al que comúnmente se ve en los créditos a pymes. Se le denominará Crédito a Negocios Banamex, cuya apuesta es ofrecer a los empresarios una línea de crédito permanente y flexible para que las empresas la utilicen tantas veces lo requieran conforme se va pagando.

Lo que parece interesante de este crédito es que, bajo este esquema, darán hasta 12 millones de pesos, lo que podría estarlos ubicando dentro de las líneas más altas del mercado. Dicho financiamiento no tiene condiciones respecto del destino que tendrán los recursos y podrá pagarse con un plazo de hasta 60 meses a tasa fija.

Con este tipo de anuncios, la mejor noticia para las empresas es que se fomenta la competencia entre las instituciones bancarias.

[email protected]
Sígueme en twitter: @chucastellanos

CRÉDITO: 
Carmen Castellanos