RSE, más allá de programas asistenciales

Foto: Especial

La colaboración entre IP, academia y gobierno será la clave

La administración federal que lleva poco más de 100 días de gobierno debe poner más énfasis en las políticas públicas en incentivos para promover la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), así lo consideró Roberto F. Adame Garduño, gerente senior de Responsabilidad Corporativa de Ernst &Young México, durante su participación en el Foro Responsabilidad Social Corporativa, Estrategia integral para tu empresa, organizado por El Economista y Elempresario.mx.

“El gobierno debe involucrar a todos los sectores (empresarial, gubernamental, civil y academia) de manera más abierta, libre y no condicionada; tiene muchos programas, pero la mayoría son sólo de asistencia, por lo que debe trabajar en conjunto con el sector empresarial y la academia para que sus programas sean conducidos por gente experta y no sólo políticos”, dijo. Explicó que la sociedad verá a la RSE no sólo como una actividad empresarial, sino también gubernamental, cuando el gobierno haga un cambio de conducta proactivo.

Ética, factor de calidad y competencia

  • Éstas son las ventajas que tienen las mipymes al adoptar prácticas de RSE en comparación con las grandes empresas:

  • Los dueños del negocio son también los directores de la empresa, por lo que los procesos que involucran la toma de decisiones socialmente responsables se agilizan.
  • Además, tienen la opción de generar alianzas con empresas que ya cuenten con programas de responsabilidad social para ayudarles a desarrollarlos y economizar recursos y tiempos.
CRÉDITO: 
Diana Salado, El Economista