RSE blinda a las empresas contra ilícitos

Foto: Cortesía

La cultura de la sustentabilidad protege imagen y reputación

Empresas de cualquier tamaño están llamadas no sólo a reorientar su desempeño bajo directrices responsables en los ámbitos económico, social y ambiental, sino también a transmitir esos valores, guiar a cada uno de los colaboradores, pues sólo de esa manera lograrán reducir los riesgos que conlleva su operación, aseguraron los actores que se desempeñan en Responsabilidad Social Empresarial (RSE) desde diferentes ámbitos.

Si bien no hay manera de garantizar a 100% que una empresa no sea golpeada en su imagen por algún tipo de escándalo o crisis, coincidieron en indicar que la RSE ayuda a blindar la imagen y reputación de toda compañía.

Gwenaelle Gerard, directora general de responsable.net, aseguró que la realidad reciente, en la que varias empresas han sido señaladas por diversas irregularidades, hace necesario que las compañías aprendan a incorporar de manera eficaz una cultura de responsabilidad, así como a mantener un control interno de sus políticas.

"El problema es que ha fallado la transmisión de los valores de la organización hacia todas las personas involucradas en la empresa”, por lo que hay que “aprender a hacer que todos los colaboradores estén comprometidos y orgullosos de esas pautas y entonces se sentirán comprometidos con esos valores y su cumplimiento”, consideró.

Y aunque la ética suena algo difícil de fiscalizar, la consultora sugiere la incorporación de lineamientos de la RSE -ética, derechos laborales, cuidado ambiental, compromiso social- en las políticas y procedimientos de la compañía y, después, mantener una rigurosa vigilancia de su cumplimiento. Con ello se estará cuidando, en la medida de lo posible, el respeto de la ética individual al interior de la organización.

"Hay que recordar que la ética no es de las empresas, sino de cada una de las personas que trabajan ahí”. Pero, aunque “una empresa tenga personas correctas, con una que no lo sea se juega su imagen”, advirtió entrevistada por El Economista, después de su participación en el Foro Responsabilidad Social Empresarial, organizado por esta casa editorial y elempresario.mx.

Cuide la implementación

En su participación, Cecilia Riviello, directora general de Natura México, consideró que la mala implementación o falta de planeación de la RSE puede dañar “mucho y de manera irreversible, la imagen, credibilidad y reputación de la compañía”.

Destacó la importancia de llevar a cabo talleres de sensibilización a los colaboradores en temas de ética, comunidad y medio ambiente.
El respeto a las tradiciones de las comunidades donde una compañía llega a operar es también fundamental para garantizar la supervivencia del negocio, mencionó.

"Hay que respetar las tradiciones regionales, incluso, pagar por obtener ese conocimiento ancestral. Por ejemplo, cómo extraer materia prima sin afectar tanto el ambiente”, dijo Cecilia Riviello durante el panel “Incorporando una nueva cultura organizacional y empresarial”.

En el encuentro, realizado ayer en la Bolsa Mexicana de Valores, participó también Andrés Albo Márquez, director de Compromiso Social Banamex, quien reconoció que ni grandes ni pequeños negocios son inmunes a errores de implementación en la RSE, aunque consideró que la clave del éxito está en la convicción de que ésta es una labor importante, cotidiana y en la que deben involucrarse todos.

En su oportunidad, Luis Alfonso Fuentes, subdirector de Comunicación Corporativa de Coca-Cola de México, pidió a las empresas predicar con el ejemplo y, en particular, a los directivos de las organizaciones actuar con responsabilidad social.

Aprovechar fortalezas, sugieren a pymes

El tamaño, recursos y personal de las pequeñas y medianas empresas (pymes) suele verse como una limitante a la hora de adoptar la responsabilidad social, pero la moneda tiene dos caras: también pueden considerarse fortalezas o ventajas que les facilitarán el camino. Y es que justamente su tamaño les permite tener un mayor control de sus procesos internos respecto de los grandes corporativos, además de que pueden enfocarse en grupos de interés específicos sin que se les exija abarcar un abanico amplio.

De acuerdo con Luis Alfonso Fuentes, subdirector de Comu
nicación Corporativa de Coca-Cola de México, no todo se tiene que ver limitado por los recursos: “Un pequeño negocio puede empezar apagando la luz, ahorrando agua, optando por adquirir tecnología o equipo que sea más amigable con el ambiente”.

Gwenaelle Gerard, directora general de responsable.net, consideró que supervisar el cumplimiento de procesos internos suele ser más complicado en las grandes empresas que en las pequeñas o medianas: “En las pymes es más fácil que el Director que promueve la RSE esté más cerca de sus colaboradores”.

CRÉDITO: 
Alejandra Aguilar, El Economista