RSC, acciones que engrandecen negocios

Foto: Especial

La conciencia social dota de competitividad y sustentabilidad a las empresas

Para que los beneficios de una empresa socialmente responsable tengan un impacto efectivo en su entorno, deben llevarse estas buenas prácticas al núcleo de la firma y desde ahí difundirlas a las demás áreas del negocio, de tal manera que sean integradas por todo el equipo que conforma a la compañía, así habrá congruencia entre las acciones, la misión y la visión de la organización, aseguraron especialistas durante el Foro Responsabilidad Social Corporativa.

“La RSE es un eje de competitividad muy importante en las empresas, pues va más allá de desarrollar productos y servicios; lo importante es generar impactos sociales”, indicó Romain Sibille, director de Ciudadanía Económica para Todos, Ashoka México y Centroamérica.

Así, además de mejorar los niveles de competitividad y rentabilidad, una organización responsable obtiene un mayor posicionamiento en el mercado.

Un ejemplo de que la ética, el cuidado al medio ambiente y apoyo a proyectos sociales son un tema que está permeando en la cultura de las empresas del país, se detalla en los resultados de la Encuesta de Responsabilidad Social en México 2012, realizada por la American Chamber México y Kab Yax, donde 61% de 114 empresas entrevistadas cuenta con un presupuesto asignado a estas actividades y tienen un área destinada a la implementación de estrategias de RSE.

Y aunque los beneficios de adoptar buenas prácticas, dijo Jorge Reyes Iturbide, director del Centro IDEARSE, “se ven a largo plazo”, éstas vuelven a la compañía una organización “más rentable y competitiva, siempre y cuando se adopte a la RSE como parte de su ADN e involucre a sus proveedores, empleados, clientes”.

Tarea de todos

El proyecto que las pequeñas y medianas empresas (pymes) decidan desarrollar debe ser transversal, con el fin de que no sea un tema que domine sólo un área de la organización, sino que llegue a toda la compañía.

Sin embargo, Reyes Iturbide refirió que se debe destinar esta tarea a un área específica de la empresa, que coordine la labor de manera integral.

Los riesgos de que una persona o área realice dicha labor se reflejan cuando hay algún cambio, porque no hay quien continúe con el proyecto.

Motivo por el cual, el especialista exhortó a las pymes a documentar sus prácticas y procesos desde un inicio.

“Es una tarea compleja, pero a la larga permite sistematizar procesos, para posteriormente medir y evaluar el impacto, y así poderlo comunicar a través de un reporte de sustentabilidad”, aseveró el asesor.

El reporte de Ashoka refiere que documentar las buenas prácticas aún no es una realidad en todas las organizaciones, pues más de la mitad de las firmas encuestadas (52%) no cuenta con indicadores que midan la permeabilidad de la RSE, y de 62% de las compañías que difunden sus actividades de RSE, sólo 42% emite un reporte por escrito.

Itzel Meyenberg Valero, directora de Comunicación y Asuntos Corporativos en Gas Natural Fenosa México, añadió que el proceso de documentar las prácticas de responsabilidad social le facilita a la empresa realizar una evaluación periódica.

“Tener un registro de los resultados que tienen nuestras acciones responsables les permite a las empresas conocer lo que están haciendo bien y mal. En el caso de que los resultados sean negativos, también se deben comunicar, porque son parte de un ejercicio de transparencia”, expresó.

Los expertos coincidieron que el proyecto de Responsabilidad Social Empresarial se tiene que ir adecuando al tamaño de la empresa, el cual será proporcional al impacto que genere en el ámbito social, económico y ambiental.

Romain Sibille, directivo de Ashoka México y Centroamérica, sugirió a las pequeñas y medianas empresas iniciar la transformación resolviendo problemas de la sociedad y del medio ambiente que sean más cercanos al ecosistema en el que se desarrollan.

Al respecto, la encuesta de Ashoka muestra que las compañías han volteado la cara hacia la adopción de programas que mitigan el cambio climático (80% de ellas lo hace), a la conservación del medio ambiente y a la medición de sus consumos como un primer paso para iniciar el proceso hacia una cultura socialmente responsable.

Acciones con causa

La American Chamber México detalla en su encuesta Responsabilidad Social en México 2012, aplicada a 114 socios del organismo, que la cultura responsable está permeando cada vez más desde la alta dirección en la empresa hacia el resto de las áreas, tomando en cuenta la opinión y perspectiva de sus stakeholders.

Política y códigos de conducta

  • 88% cuenta con una política o código de ética corporativa.
  • 77% de las organizaciones cuenta con políticas de transparencia.
  • 91% de las organizaciones realiza acciones orientadas a la RSE.
  • 65% menciona que existe un área responsable de la implementación y seguimiento de la RSE.
  • 58% de los encuestados sí cuenta con programas de apoyo a ONGs.
  • 73% ha firmado convenio con entidades educativas.
  • 41%enfoca sus programas sociales a educación.

Acciones sustentables y ambientales

  • 82% de las compañías mide su consumo de agua, recursos materiales y energía eléctrica.
  • 17% no realiza ningunamedición de sus impactos ambientales.
  • 80% de las empresas cuenta con programas de reducción de consumo, residuos y emisiones.
  • 45% de las empresas realiza acciones ambientales enfocadas a la reforestación y conservación de áreas naturales.
  • 25% ha desarrollado programas de energías renovables.

Normas y Distintivos

  • 85% concibe como parte fundamental de la RSE el cumplimiento de la ley, con las normas aplicables para su organización.
  • 54% da suma importancia a la lucha contra la corrupción.

Calidad de vida en la empresa

  • 68% dijo que cuenta con programas de bienestar para sus empleados.
  • 54% tiene políticas de inclusión social.

[email protected]

CRÉDITO: 
Yesme Cortés, El Economista