Retrasan sucesión por falta de experiencia

Foto: Especial

Casi 55% de las empresas familiares pasarán a manos de terceros

En México, 82% de las empresas consideran que tener familiares dentro de su negocio, limita la innovación de sus productos o servicios, situación por la cual 55% de los directivos de firmas familiares consideran que la continuidad en la administración de sus negocios debe quedar en manos de profesionales externos a su familia para asegurar la perdurabilidad y éxito de sus compañías, situación por la cual la primera generación de directivos aún no ha cedido el poder a nuevas generaciones, pues no confían en las habilidades de sus hijos o nietos para mantener el éxito de la empresa.

De acuerdo con la Encuesta Bianual realizada a empresas familiares mexicanas por Price Waterhouse Coopers (PWC) en el 2012, en 72% de las empresas familiares coexisten la primera y segunda generación en la administración de un negocio, el porcentaje se reduce a 24% en aquellas en las que participa la tercera generación; es decir, padres, hijos y nietos y sólo en 4% participan familiares de la cuarta generación en adelante.

Destaca además, que mientras 12% de los directivos aún no saben qué es lo que va a pasar con su empresa en un futuro, 18% ya ha pensado venderla a un tercero, decisión que puede generar problemas internos en la compañía.

“Una de los principales preocupaciones de los empresarios es que en los próximos años se den conflictos familiares que rompan los lazos de valor entre los miembros de las familias por problemas de toma de decisiones dentro de los negocios, poniendo en juego la perdurabilidad de sus operaciones, ya que 60% de los conflictos familiares impactan en la operatividad de las compañías”, explicó Juan Carlos Simón, socio de servicios a empresas familiares de PWC.

Una acción específica para evitar y dar solución a los conflictos empresariales, es la implantación de protocolos familiares que, además de asegurar la sucesión del poder de una empresa a nuevas generaciones, establece los mecanismos necesarios para resolver conflictos entre los miembros de la familia, por lo que de acuerdo con la encuesta, 68% de los empresarios consultados planea llevar a cabo esta acción en los próximos 12 o 18 meses.

Además, 48% de los directivos planea institucionalizar sus procesos a través de la creación de un órgano de gobierno encargado de la toma de decisiones importantes para la compañía y 62% considera tener a un consejero independiente para que les ayude en esta materia.

“Considero que las empresas deben contar con un protocolo familiar y con un órgano interno de gobierno corporativo para el logro de los objetivos, tener una sucesión a las personas adecuadas y para que los problemas familiares no afecten la productividad de la empresa”, comentó Juan Carlos Simón.

La encuesta se realizó a nivel mundial a 1,952 empresas durante el segundo semestre del 2012, de las cuales 50 eran compañías mexicanas en su mayoría dedicadas a la ventas al menudeo, restaurantes, hoteles, construcción y manufactura.

[email protected]

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo