Restaurantes de tacos, los mayores empleadores en la industria restaurantera

Foto: Especial

Los negocios de tacos y tortas son los principales empleadores en la industria restaurantera, de acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados.

Los establecimientos especializados en la preparación de tacos y tortas en México emplean a más de 17% del personal ocupado en la industria restaurantera, la cual a su vez es la que genera más empleos en todo el país, de acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

Según el estudio “Todo sobre la mesa. Dimensiones de la industria restaurantera”, realizado por Canirac en 2014, este rubro de la gastronomía popular cuenta con 113,526 establecimientos; y las entidades federativas que cuentan con mayor participación de empleos en dicho giro son: la Ciudad de México con 214,200 personas empleadas, el Estado de México con 142,175 y Jalisco con 116,076 personas con empleo en alguna taquería o tortería.

Asimismo, la Secretaría de Turismo (Sectur) destaca que la industria gastronómica se coloca como uno de los sectores económicos estratégicos del país, debido a su desarrollo regional y nacional, ya que durante 2017 ha generado 1.7 millones de empleos directos y 3.8 millones indirectos.

Para Roberto Mendieta, jefe de capacitación de El Tizoncito, los creadores del taco al pastor, en los últimos 50 años el modelo de negocio de taquerías se ha consolidado en el país, de tal forma que hoy en día se posicionan como empresas rentables, capaces de generar empleos formales y con oportunidades de crecimiento, desarrollo y especialización para su personal.

“Nuestras 22 sucursales en la Ciudad de México, Cuernavaca y el Estado de México son un ejemplo del desarrollo que nuestro modelo de negocio ha tenido durante más de 50 años, a través de franquicias y restaurantes propios, que actualmente generan alrededor de 700 empleos directos. Además, en El Tizoncito nos sentimos muy orgullosos porque no sólo generamos trabajo, sino nos preocupamos por nuestro personal, lo que da como resultado una baja rotación de nuestros colaboradores con respecto a otros establecimientos del mismo giro”, afirmó Mendieta.

Así como El Tizoncito, otras marcas de tacos y tortas han incursionado en las franquicias, las cuales aportan actualmente 6% del Producto Interno Bruto (PIB) del país y dan empleo a aproximadamente 900,000 personas, aseguró Jude García, director de la Feria Internacional de Franquicias.

Dicho esquema se consolida como un impulsor de crecimiento para las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) especializadas en la comida popular, debido a que tienen mayor capacidad de atraer clientes por usar patrones empresariales justificados, y mantienen un mejor control de operación, estandarización y orden en sus procesos.

Además, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas en 2015, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en el sector del comercio, que es donde se engloban a los restaurantes con servicio de alimentos como las taquerías, sólo 7.7% de estas empresas capacitan a su personal y el resto, 92.3%, no lo llevan a cabo. Esta problemática se resuelve cuando se opera mediante una franquicia.

“En cada una de las sucursales, el franquiciante debe capacitar al franquiciatario y a su personal por un periodo mínimo de 30 días y un máximo de 45 días en el corporativo y en la sucursal correspondiente, a través de cursos de capacitación gerencial, capacitación al personal de cocina y al personal de piso. De esta manera estamos garantizando que se logre una mayor productividad”, subrayó Mendieta.

Si bien algunos empresarios aún consideran a la capacitación del personal como un gasto innecesario, diversos especialistas afirman que constituye una herramienta que mejora la productividad, la gestión de recursos y, sobre todo, ayuda a disminuir la rotación de los empleados, una problemática que genera desequilibrio en la operación del local y gastos de capacitación para el nuevo personal. En el caso de las franquicias, los franquiciantes debe otorgar al franquiciatario una capacitación constante al igual que a su personal operativo.

CRÉDITO: 
Redacción