Reintegra, rescata a jóvenes infractores

Foto: Eleconomista.mx

Su compromiso es prevenir los delitos en este sector social

En México, alrededor de 30% de la población es joven, muchos de ellos no tienen acceso a estudios o a un trabajo digno y son vulnerables ante la drogadicción o la delincuencia. Éste es un problema social en el que todos debemos colaborar para resolverlo y ésta es la razón de ser de la asociación Reintegra.

La asociación surgió después de que Pedro Robert Teissier sufrió un incidente, en el cual no fue tratado con equidad en un problema legal cuando era joven. Ahí se dio cuenta de que la juventud, sobre todo de clases bajas, está desprotegida al afrontar problemas de esta índole, explicó Lourdes Martínez, directora del Centro de Prevención Comunitaria Reintegra.

A partir de entonces, Pedro reunió a varios colaboradores. Ellos se dieron cuenta de que se podían prevenir incidentes jurídicos de los jóvenes, pues algunos cometen delitos porque no encuentran otra camino, un apoyo o un guía que les haga ver la vida desde otra perspectiva.

Así fue como se dieron a la tarea de diseñar tres programas: trabajo con adolescentes en algún conflicto con la ley; fianzas sociales, y de prevención del delito.

“Nuestra misión es la prevención del delito, pero si éste ya se cometió, nuestro segundo objetivo es la reintegración a la sociedad de jóvenes que han sido infractores, porque muchos de ellos en verdad lo hacen por la necesidad y falta de oportunidades”, destacó.

Entre los programas para la prevención del delito que Reintegra impulsa se encuentra una iniciativa para vincular a jóvenes en proyectos productivos e incluirlos en un empleo mediante su capacitación técnica. Algunos otros salen con su proyecto de negocio en el área de serigrafía. “El punto es darles algunas posibilidades de insertarse en la vida económica y que no delincan o estén inmersos en la drogadicción”, detalló.

Reintegra es una organización de asistencia privada que vive de donaciones de empresas e instituciones sensibles a proyectos sociales. Anualmente tiene 2,500 beneficiarios, entre todos sus programas.

“Para resolver los problemas sociales hace falta organización entre las empresas y la sociedad. También es necesario informarnos y una mayor participación de la comunidad. Hay muchos intentos y proyectos, pero no son suficientes para atender todos los problemas sociales”, finalizó la Directora.

[email protected]

CRÉDITO: 
Alberto Moreno