¿Qué es una franquicia social?

Archivo/Eleconomista.mx

Multiplicar el impacto social, el objetivo de este modelo de negocio

La franquicia social es una fórmula relativamente reciente que ayuda al desarrollo social y que va adquiriendo fuerza entre las empresas para cumplir con la responsabilidad social.

“Se trata de un útil modelo que permitirá replicar prácticas exitosas para distintas regiones o países y que ofrece innumerables ventajas. Las franquicias sociales generan beneficios comunitarios mediante modelos de operación probados”, aseguraron la Promotora Accse, empresa de consultoría en Responsabilidad Social Corporativa y la consultoría de franquicias Feher & Feher.

Se considera franquicia social a aquella cuya operación genera beneficios notables en su entorno.

Este modelo surgió en Brasil en 1988 como resultado de la adaptación del uso que se da a las herramientas de negocio que están orientadas a proyectos no lucrativos. Es una fórmula que adecua la metodología de operación de cualquier sistema social o medio ambiental para replicar los programas benéficos, sin importar su lugar de origen y para adaptarlos a cualquier otra región.

De modo que cuando se identifican prácticas sin fines de lucro y exitosas por su impacto social o medioambiental, que puedan ser replicables gracias a que sus procesos y resultados son medibles, están dados los principales requisitos para desarrollar una franquicia social.

“En México la franquicia social se puso en práctica hacia el 2004 y, aunque su desarrollo ha sido paulatino, en la actualidad existen claros ejemplos del éxito que ésta representa para sus involucrados”, aseguraron los expertos.

Y es que se trata de un concepto redondo: se rige por la responsabilidad social enarbolando valores apreciados en nuestra sociedades; beneficiando de manera concreta a un grupo vulnerable determinado; al mismo tiempo que genera ganancias, y fortalece la imagen de marca de la que impulse el proyecto.

Las prácticas empresariales más utilizadas en franquicias sociales son aquellas que de alguna manera acercan a las poblaciones vulnerables a actividades económicas o productivas.

Una de las grandes ventajas de las franquicias sociales es su financiamiento, pues se relacionan con proyectos sociales o comerciales para acceder, por ejemplo, al financiamiento blando o co-inversión social con fondos internacionales o nacionales, públicos y privados.

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción