Presupuesto optimista, pero no promueve recuperación: Coparmex

Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex. Foto EE: Archivo

El presupuesto federal del 2021 está cargado de “optimismo” gubernamental en sus proyecciones económicas para este y el próximo año, por tanto, “no es un paquete económico que promueva la recuperación de la economía”, y en cambio, la Secretaría de Hacienda pretende que el antídoto a una economía deprimida sea la austeridad, reprobó Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

El sector patronal del país celebró que el paquete económico 2021 no contemple aumento en los impuestos y que reconozca que esto podría ser perjudicial para las empresas que actualmente enfrentan un contexto muy complejo.

“Nuestra principal preocupación está en el optimismo de los supuestos macroeconómicos del Paquete Económico. Primero, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estima una caída del 8% del PIB para 2020, cifra alejada del consenso de mercado de 10%. Inclusive, Banxico prevé una caída de hasta 12.8%”, refirió De Hoyos.

Aún más optimista es la previsión de crecimiento para el 2021, en donde el gobierno federal estima un crecimiento del 4.6% del PIB, cifra muy alejada del 3.2% del consenso que espera el mercado.

“Esta estimación resulta muy difícil de alcanzar sobre todo porque el Paquete Económico no prevé recursos a la recuperación de la economía y del empleo. Sin una estrategia diferente, auguramos muy difícil que se puedan alcanzar los niveles que esperan las autoridades”, aseveró el presidente de la Coparmex.

Aunque para el sector empresarial resulta aplaudible el incremento del 9.3% al gasto en salud y la prioridad que existe en dicho rubro, “coincidimos en que la pandemia del Covid-19 debe ser un profundo aprendizaje para incrementar sostenidamente el gasto en esta materia, sobre todo aquel destinado a inversión”.

Frente a la necesidad de repuntar la inversión pública, el hecho de aumentar 5.2% es positivo. Sin embargo, preocupa que el enfoque siga siendo en el sector energético y los proyectos emblemáticos de la administración actual. Mientras que vemos una reducción en diversos rubros del gasto, a Pemex se le asignaron 544,000 millones de pesos, lo que implicó un aumento real del 0.6%. Cabe destacar que Pemex perdió 562.2 millones de pesos en solo el primer trimestre de este año.

CRÉDITO: 
Lilia González / El Economista