Prepara a conciencia tu entrevista laboral

Foto: Cortesía

Vende tus mejores cualidades y respalda tus palabras con hechos.

Por fin logró la entrevista para el trabajo que durante tanto tiempo buscó, pero ahora tiene algunas dudas. ¿Qué hará al momento de estar frente al reclutador? ¿Cómo debe ir vestido: traje, pantalón o falda? ¿Cómo controlar los nervios durante el momento decisivo? ¿Qué hacer para convencerlos de que es la mejor opción?

Especialistas en Imagen y Recursos Humanos comentaron que a una entrevista de trabajo se va para lograr el mayor impacto, por lo que las primeras impresiones son vitales para acceder al puesto solicitado. Según Ana Orozco González, asesora en imagen de la página de empleos Monster.com.mx,

“es fácil conocer cuál es la cultura organizacional de la empresa. Se puede acceder a la página y conocer la misión y visión del lugar. Otra forma es acudir a las instalaciones de la empresa y ver cómo asisten los trabajadores”, mencionó la especialista.

La vestimenta para acudir a la cita depende, en primer lugar, del tipo de empresa a la que se acuda y esto decidirá la formalidad de la ropa.

“Lo primordial es vestirse como debe lucir el del puesto que se quiere obtener. Muchas veces se dice que hay que ir con los códigos de autoridad: traje oscuro, camisa blanca, puño francés, mancuernilla, corbata. Pero esto es muy relativo. Si se postula para ser publicista, tiene que vestir coherente con los códigos que represente porque existen diferentes tipos de empleo. Hay que pensar que no basta con ser el mejor, sino que tienes que parecer el mejor”, aseguró Álvaro Gordoa, consultor en imagen pública.

Tanto para hombres como para mujeres existen colores adecuados y ropa específica para este tipo de procesos.

Eric Olavarrieta, director de Actitudes e Imagen, consultora especializada en imagen personal, recomendó:

“Los hombres deben llevar un traje completo en color azul marino o gris oxford, camisa blanca y una corbata que no sea de colores llamativos o brillantes”.

“Para las mujeres, se recomienda un traje sastre en colores oscuros, puede ser un conjunto de saco y pantalón o saco y falda. En caso de que sea saco y falda, se recomienda llevar medias, zapatos cerrados, llevar maquillaje mínimo y joyería discreta”, añadió.

La ropa no debe ser un distractor sino un elemento que armonice con el estilo personal y que cree coherencia entre lo que se es y lo que se quiere llegar a ser.

Ana Orozco planteó: “Hay que aparentar, pero tener fondo y forma porque si tenemos muy buena forma pero un fondo que no comunica, de nada nos sirve. Y si nada más tenemos buen fondo y nada de forma, tampoco va a servir. Que todo armonice, que sea coherente”.

De suma importancia: las actitudes

Los puntos más importantes al momento de acudir a una entrevista de trabajo son: ser puntuales y mantener la tranquilidad en todo momento.

“Hay que ser extremadamente puntual, tampoco llegar demasiado temprano. Cinco minutos antes de la entrevista es lo recomendable para anunciar que ya estamos listos”, aseguró Álvaro Gordoa, vicepresidente de Gripo Imagen Pública.

Monster recomienda tener una muy buena postura, ya que el lenguaje no verbal va a estar comunicando 93% lo que somos y hacemos, mientras que 7% restante es las palabras.

Otros puntos a cuidarse, aseguró Gordoa, son que nunca debe faltar una sonrisa, ya que abre los canales de comunicación y se decodifica como empatía, amabilidad y seguridad.

  • Empatía: “Entiendo la necesidad que tiene esta empresa”.
  • Amabilidad: “Soy buena gente”.
  • Seguridad: “No estoy nervioso, estoy muy seguro”.

No debe olvidar mantener contacto visual con el entrevistador y jamás interrumpirlo.

Lo que no puede olvidar

Se recomienda llevar pluma, copias del currículum y una agenda para anotar indicaciones. Esto es sinónimo de presentación. Si lleva un fólder, que esté impecable y si lleva un portafolios, que esté limpio.

El umbral de un nuevo empleo

Sin ser reglas absolutas, expertos hablan de varios puntos para llegar bien preparado a cualquier entrevista y concursar por una vacante.

  1. Puntualidad
  2. Higiene personal (peinado, uñas, dientes)
  3. Vestimenta acorde a la formalidad del empleo.
  4. Checar colores adecuados para la entrevista (corbata, zapatos, traje)
  5. Contestar preguntas con claridad
  6. Vender cualidades personales
  7. Usar verbos de acción y lenguaje positivo (realicé, investigué, logré)
  8. Cuidar el lenguaje corporal (saludo, mostrar manos, no taparse la boca y mantener tono de voz estable)
  9. Preguntar cuánto dura el proceso, porque muestra nuestro interés por la vacante.
  10. Agradecer la atención y tiempo de entrevista, independientemente si nos van a contratar o no.

[email protected]

CRÉDITO: 
Salomón Rodríguez, el Economista