Pole fitness, un sensual negocio

Archivo/Eleconomista.mx

Abre tu propia franquicia y seduce el éxito empresarial

El Pole dancing o baile en el tubo ha dejado de tener la connotación de una actividad exclusiva de establecimientos de entretenimiento para caballeros, para evolucionar y convertirse en un deporte extremo (conocido como Pole fitness) practicado por muchas mujeres en México, y que abre la puerta de un nuevo mercado para las emprendedoras.

Si bien una persona que practique este deporte puede montar un estudio por su cuenta, una manera más práctica de hacerlo es bajo el modelo de franquicias; de acuerdo con Fabián Larrea, director comercial de Feher & Feher, hace dos años surgió la primera escuela de Pole fitness que apostó por este modelo, misma que actualmente cuenta con seis sucursales.

Agrega que este deporte está en su mejor momento para reproducirse, ya que “de la misma forma en que antes estuvo de moda hacer yoga o pilates, hoy el Pole dancing se está popularizando debido a que se trata de una actividad que atrae a las mujeres que quieren moldear su cuerpo y sentirse más sensuales”.

En los últimos años han surgido nuevos franquiciantes dedicados a esta actividad, con sus variantes de baile, coreografía y ejercicios complementarios, ofreciendo a la emprendedora que desea invertir en un negocio de este tipo retornos de inversión de entre 30% y 35%.

Cabe destacar que estas escuelas se suman al sector del cuidado de la salud —a la par de gimnasios, spa’s, negocios de comida saludable— que es el tercero en importancia en el modelo de franquicias y que de acuerdo con Fabián Larrea, durante los siguientes 10 años mantendrá una tendencia a la alza debido a que los consumidores cada vez están más preocupados por llevar una vida saludable.

Retos y oportunidades

Jezabel Olmos, fundadora de Gravity Pole Fitness Studio, explica que una de las principales virtudes de este giro de negocio es que tiene el valor agregado de ofrecerle a las alumnas la posibilidad de ejercitarse realizando una actividad innovadora y dinámica, por lo que son una fuerte competencia para los gimnasios tradicionales en los que la principal causa de deserción es el aburrimiento y monotonía de las rutinas.

Sin embargo, se enfrentan al reto de la connotación negativa que tiene el deporte en algunos sectores de la sociedad, para hacerle frente las franquiciatarias deberán demostrar la seriedad del deporte contando con personal certificado; esto representará una inversión pues aunque ya hay una certificación básica en México, emitida por la Federación Mexicana de Pole Fitness, la mayoría de las instructoras se preparan en Estados Unidos.

Por su parte, Erandi Montes, directora de Pole Dance School, comenta que las emprendedoras que se sumen a este negocio deberán desarrollar habilidades de enseñanza, —independientemente de saber realizar el ejercicio— pues al tratarse de una escuela sus instructoras deberán ser capaces de transmitir sus conocimientos, ayudar a las alumnas a desarrollar las condiciones físicas necesarias y fortalecer su confianza y para todo ello se requieren conocimientos de pedagogía.

Las empresarias coinciden en que lo más recomendable para las franquiciatarias es que ellas mismas se entrenen y puedan ser instructoras, ya que conocer el deporte de primera mano les facilitará entender las necesidades de sus clientas, por lo que es parte del perfil que debe cubrir la emprendedora que quiera tener una escuela de Pole fitness exitosa.

Rentabilidad al máximo

La directora de Pole Dance School detalló que las escuelas de este tipo de ejercicio son rentables debido al conocimiento especializado que deben tener sus instructoras, que les permite cobrar —en promedio— cuotas cercanas a los 1,000 pesos por alumna mensualmente, es decir, cerca de tres veces más que un gimnasio tradicional.

En general, la cuota inicial de las franquicias existentes en este nicho es de 250,000 pesos y su valor total puede ir de los 350,000 a los 650,000 pesos, con un tiempo promedio de retorno de 20 a 26 meses; mientras que el montaje de un estudio completo de forma independiente puede alcanzar los 400,000 pesos aproximadamente, aunque a esto se le deberá sumar la inversión necesaria para tener un equipo de trabajo capacitado.

DAR CLIC PARA VER IMAGEN

CRÉDITO: 
Marisela Delgado