La negatividad es contagiosa: Trabajando.com

Foto: Archivo/El Economista

¿Alguna vez has sentido que la negatividad de un compañero de trabajo afecta en tu rendimiento? Pues el ambiente social que te rodea, ya sea amigos, familiares, compañeros y pareja puede afectar de manera positiva o negativa en tu estado de ánimo.

Aunque no lo creas, la negatividad es contagiosa, y un trabajador que esté constantemente con una actitud pesimista puede rápidamente infectar a los demás, provocando desconfianza, conflictos, falta de compromiso y escasa participación en los proyectos.

Las personas son vulnerables a los pensamientos de los demás, y pueden llegar a influenciar en la manera de percibir e interpretar las dificultades que se presenten día a día.

Una persona negativa no necesariamente emite comentarios de este tipo, sino que también lo manifiesta en sus actitudes. La divulgación de sucios rumores sobre otras personas, la resistencia a los cambios tecnológicos, culturales o de jefaturas y hasta aquellas que mantienen un mal carácter contaminan el clima laboral, lo que afecta directamente a las relaciones laborales y el trabajo en equipo, entre otras.

Aunque ciertamente resulta difícil mantener una actitud positiva y alegre cada segundo de la vida, la constante negatividad en el trabajo puede tener serias consecuencias para la salud, carrera y satisfacción laboral, al igual que el éxito de la organización.

Si trabajas en un ambiente donde el trabajo en equipo es fundamental, lo más probable que una persona con este patrón obstaculice el desempeño de los demás. Si necesitas saber cómo lidiar con este tipo de compañeros, a continuación el portal de empleo Trabajando.com te comparte algunas recomendaciones para que esto no afecte tu estado de ánimo:

  • No te involucres en los asuntos negativos de tus compañeros. Poner demasiada energía en tratar de ayudar a las personas negativas, sólo te frustrará. Recuerda que no eres el responsable de sus problemas y tu rol en la empresa no es ser su terapeuta o consejero.
  • Cada vez que escuches a personas negativas, sólo asiente con la cabeza y no des tu punto de vista, pues si no está de acuerdo con tu opinión, sólo oirás más protestas. A veces estas interacciones laborales son inevitables, pero lo mejor es que evites exaltarte. Además, recuerda que si alimentas su negatividad sólo hará que continúe y fomentarás este tipo de actitudes.
  • Has una lista de las cosas positivas de tu trabajo y de tu vida. Léela frecuentemente, especialmente después de haber estado expuesto a la negatividad de otros.

Fuente: Trabajando.com

CRÉDITO: 
Redacción