“Momentum” durará cinco años: TechBA

Foto: Cortesía

Las pymes tienen potencial para aprovechar los cambios que se avecinan tras la reforma energética, pero hay que apoyarlas para que eso suceda, considera.

México no puede “dormirse” en el tiempo que tiene para aprovechar el potencial de las reformas al sector energético, porque ese “momentum” durará cerca de cinco años, y si no se fortalece la capacidad de las empresas en ese lapso, el mercado quedará en manos de jugadores extranjeros, advirtió Haru Yamasaki, directora general de TechBA.

“Hay un potencial nunca antes visto, es como abrir una Caja de Pandora en cuanto a oportunidades, puede haber pro y contras. Siempre digo que este es un mundo de oportunidades y tenemos que ver cómo abordarlas. Las pymes tienen un enorme potencial, pero es crítico apoyarlas para que aborden las oportunidades que se están abriendo en el tema energético”.

La directora asegura que hay interés de empresas canadienses y de pymes texanas para entrar al “momentum” energético que está viviendo el país, por lo que es necesario encontrar a esas pymes “campeonas” para fortalecerlas con alianzas con las empresas extranjeras que van a tener un pie en el mercado mexicano.

“No nos podemos dormir, porque este es un ‘momentum’ de unos cuantos años, y si no fortaleces esa capacidad en ese tiempo el mercado quedará en jugadores de otros países… Por las conversaciones se trata de un lapso de cinco años. En ese tiempo, los jugares van a comenzar a meterse, y serán los que tengan un rol crítico en este tema”.

En entrevista, reveló que la Junta de la Fundación México- Estados Unidos (Fumec) se dio a la tarea de analizar los caminos para apoyar las pymes. De hecho, TechBA lleva más de nueve años dedicada a potenciar la capacidad de las pymes de base tecnológica, a la que ayuda a expandirse a los mercados globales.

APOYAR LA INTERNACIONALIZACIÓN

La palabra clave en TechBA es la internacionalización, es su razón de ser y a ella enfocan cada uno de sus programas y, más recientemente, a difundir las historias de éxito de las más de 600 empresas que han apoyado en casi una década que llevan operando.

Haru Yamasaki afirma que la internacionalización es para todas las empresas y cada una de éstas debe nacer, desde su incubación, con esta visión. Por ello, uno de los programas en los que trabajan, es el acercamiento con asociaciones empresariales, incubadoras y aceleradoras para sembrar esta idea en la concepción de la empresa.

“Es importante que las incubadoras fomenten que las empresas nazcan con una visión global”. Y es que la internacionalización puede ser un tema de moda, pero ello no le resta relevancia. “Desde mi particular punto de vista, es un tema crucial totalmente y absolutamente importante para el desarrollo de cualquier país”, considera.

TechBA es el programa de internacionalización de empresas de la Fumec. Su portafolio actual lo componen 90 empresas, 95% de las cuales obtuvieron recursos del Instituto Nacional Emprendedor (Inadem) y el resto pagan por sus servicios.

La aceleradora ha firmado diversos convenios para impulsar la tecnificación y potencial exportador de las empresas. Uno de ellos fue con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para apoyar a 20 empresas del Fondo de Innovación Tecnológica (FIT) y del Premio Nacional de Tecnología e Innovación, para validar su oferta en los mercados internacionales.

“Es un proyecto muy importante. No sólo validamos su potencial de internacionalización, el Conacyt quiere saber además qué pasó y qué impacto tuvo el proyecto que sometieron al Fondo. Nuestra visión es ver cómo podemos contribuir con el Conacyt para que este tipo de apoyo tenga mayor impacto, y se dé a empresas que puedan sacar un buen proyecto desde una perspectiva del mercado global”, comenta.

Un proyecto que entusiasma a Yamasaki es la colaboración con el Banco Internacional de Desarrollo (BID) y la Secretaría de Economía, mediante el cual el modelo de TechBA podría replicarse en otros lugares.

También está la iniciativa TechBA Aerospace, enfocada a fortalecer a las pymes de la cadena global de proveeduría. En esta participan sus socios de Canadá, España y Estados Unidos.

Este proyecto “nos está abriendo la puerta para trabajar con empresas de otros países. Con Montreal tenemos un proyecto incipiente para apoyar a pymes canadienses para que complementen o hagan alianzas con las mexicanas en la cadena de proveeduría en el sector aeroespacial”, explica.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario