Microeconomía, pendiente de EPN en políticas: IP

Foto. AFP

Al cumplirse los dos primeros años de gobierno del presidente Enrique Peña, el sector empresarial reconoce el gran logro de sacar las reformas estructurales que han dado presencia internacional a México, sin embargo, lamenta que el atractivo de capitales no ha sido aterrizado para ligarlo con una política microeconómica que dinamice al “débil” mercado interno.

Industriales y patrones palomearon los incentivos que se otorgarán en algunas regiones para detonar la actividad económica afectada por la inseguridad, aunque este tipo de apoyos debe extenderse a sectores tradicionales que no han podido subirse al aterrizaje de nuevas inversiones, lo que ha orillado a la informalidad.

Rodrigo Alpízar, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), cuestionó que la estabilidad macroeconómica de la que goza México, junto con las políticas de productividad y subsidios sociales no se hayan alineado a la industria para generar cadenas de valor. “Sin duda, éste es un gran pendiente que deberá resolver el actual gobierno”.

“Lo que hace falta es una política microeconómica, un enfoque sectorizado y regional, que pueda mejorar el nivel de vida de trabajadores que no están ligados a sectores ganadores, como automotriz y aeroespacial, con gran crecimiento. Pero los otros sectores van dirigidos a la producción tradicional, que no ha podido integrarse a la cadena de valor”, demandó el líder de los industriales.

Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), advirtió que los empresarios se mantendrán firmes hasta lograr que las autoridades otorguen incentivos para detonar la inversión y apoyar sectores, así como regiones tradicionales, que siguen arrojando desempleo.

“Es importante una serie de medidas que reactiven la economía en todo el país, que generen empleos. En la medida que tengamos más condiciones de crecimiento económico para todo el país y sea homogéneo, en esa medida las leyes y la implantación de las mismas y de las instituciones en materia de seguridad pueden ir validando y sosteniendo un crecimiento económico de largo plazo”, consideró el líder patronal.

Ambos reconocieron la fortaleza macroeconómica y el logro de sacar las reformas en tiempo récord, y que si bien existen programas de apoyo a grupos sociales, “esto no alcanza para hacer política micro, que genere valor agregado, que trabaje de la mano de la experiencia de la industria”, abundaron.

[email protected]

CRÉDITO: 
Lilia González / El Economista