Mexicanos, sin el hábito del ahorro

Foto: Archivo/El Economista

Se estima que en el país 40% de la población no ahorra por objetivos de mediano y largo plazos

En México, 40% de la población no ahorra. Sin embargo, la cifra de quienes sí lo hacen podría sonar alentadora. La realidad del sistema financiero marca que 43.7% de los mexicanos utiliza mecanismos informales como tandas, atesorar dinero debajo del colchón, préstamos familiares, etcétera.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), reveló que menos de 50% de los mexicanos utiliza servicios bancarios, por lo que desconocen los beneficios que se podrían obtener al ahorrar, invertir y administrar de mejor forma su dinero.

De acuerdo con el último reporte de inclusión financiera que dio a conocer la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), 60% de la población recurre a préstamos y ahorro informales.

A diciembre del 2013, la entidad reguladora reportó que del total de la población con acceso a servicios de la banca con una edad promedio entre 18 y 70 años, sólo 40 millones de individuos utilizan los servicios financieros formales cuando se trata de ahorrar.

El estudio muestró que 25 millones de adultos afirmaron mantener al menos un producto de depósito o de ahorro formal. Y aproximadamente 24 millones de personas mencionaron que tenían en su poder por lo menos una tarjeta de débito.

De los productos de ahorro formal destacan las cuentas de nómina, con 15.1 millones de usuarios (21.5% del total de la población), cuentas de ahorro bajo diferentes modalidades con 11.6 millones de usuarios (16.5 por ciento).

Individuos con capacidad de ahorro

Especialistas en finanzas personales consideran que muchas personas dicen no ahorrar porque sus ingresos son muy bajos, sólo les alcanza para cubrir sus necesidades básicas e incluso hay quincenas que tienen que pedir prestado o empeñar sus pertenencias.

En este contexto, aseguran que todas las personas cuentan con el poder del ahorro. Con un simple ejercicio podrá percatarse de dicha capacidad, por ejemplo, un peso diario se convierte en 30 pesos al mes y en 365 pesos al año.

Pero, por el contrario, si ahorra 10 pesos al día tendrá 300 pesos al mes y 3,650 pesos anuales. Ahora bien, multiplique esta cifra a lo largo de 30 años, y alcanzará 109,500 pesos con los que podría incrementar su patrimonio.

Además de ahorrar de manera informal, se dice que los mexicanos lo hacen pensando en el corto plazo, para cubrir emergencias o metas personales inmediatas. En último lugar se encuentran motivos como el retiro y la inversión.

Para Marco Carrera Santa Cruz, director general de Educación Financiera en la Condusef, una alternativa recomendable de ahorro de mediano y largo plazo son las afores, pues brinda un rendimiento promedio de más de 6.7% en términos reales, esto es, la cifra más alta comparada con la tasa de inflación desde que se crearon las afores en en 1998.

[email protected]

CRÉDITO: 
Paulina Gómez, El Economista