Metro de Santiago busca moverse con el sol y el viento

Foto: Cortesía Pulso

La Presidenta chilena Michelle Bachelet firmó a mediados de junio el Acuerdo de París, donde se comprometió a bajar en 30% los gases de efecto invernadero (GEI) de Chile al 2020.

Para lograrlo hay varios caminos y proyectos de parte del sector público. Uno de ellos lo anunció la misma mandataria en mayo de este año. Se trata de dos convenios firmados por Metro de Santiago con la central fotovoltaica El Pelícano y con el parque eólico San Juan, que estarán en pleno funcionamiento a partir del 2018 para cubrir los requerimientos de energía eléctrica de la empresa durante los próximos 15 años, a través del Sistema Interconectado Central (SIC).

En conjunto, ambos proyectos contemplan una inversión estatal de más de 500 millones de dólares.

El tema es clave en varios aspectos. Aparte de estar en el marco de los compromisos del Acuerdo de París, la capital chilena se encuentra en plena construcción de dos nuevas líneas del tren subterráneo, que estarían listas entre 2017 y 2018. Además, uno de los “caballos de batalla” de la administración actual es la descongestión y descontaminación de Santiago.

El potencial solar

En los últimos años, Chile se ha transformado en uno de los países con más potencial de energía solar del mundo y de a poco, comienza a parecer cada vez más fuerte la eólica. Las condiciones de radiación solar (más de 1,200 watts por metro cuadrado) que posee el famoso Desierto de Atacama, han producido que varias multinacionales protagonistas de la energía solar comiencen a instalarse.

Se estima que en Chile hay instalado 1.3 GW (gigawatts) de capacidad energética en paneles fotovoltaicos a gran escala -la mayoría en el norte- generando un auge de esta tecnología. Según datos de la Comisión Nacional de Energía (CNE), a enero de 2016, los proyectos en construcción de plantas fotovoltaicas en el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) representaban un 37% del total de iniciativas de plantas de energía, seguidas por el carbón (33%) y el gas natural, con 20 por ciento.

“Tanto el gobierno como el sector privado se entusiasmaron con la meta inicial de lograr que al 2025 un 25% de la energía generada proviniera de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) y llenamos esa cuota muy rápido”, comenta Peter Horn, CEO de Heliplast, compañía chileno-alemana de soluciones fotovoltaicas con más de tres décadas en el rubro.

En este contexto, El Pelícano, a cargo de SunPower, está ubicado entre las regiones de Coquimbo y Atacama, contará con una capacidad instalada de 110 MWp (Mega Watios de potencia), lo que equivale a la generación eléctrica necesaria para abastecer en promedio a 100,000 hogares chilenos. El total de la energía generada por esta planta será utilizada por Metro. "En asociación con Total, SunPower está comprometido con el continuo crecimiento de la industria solar local, sobre todo, ante la creciente demanda de energía renovable solar a un costo competitivo", asegura Manuel Tagle gerente general de SunPower Chile.

Por su parte, el parque eólico San Juan de Aceituno (propiedad de Latin American Power) que se construye en la región de Atacama, en la comuna de Freirina, tendrá una capacidad instalada de 185 MWp, y destinará el 15% de la energía generada al tren subterráneo.

De esta manera, a partir del 2018 la matriz energética de Metro estará formada por un 40% de energía Convencional (Chilectra), alrededor de 42% de energía solar (proyecto fotovoltaico El Pelícano) y 18% de energía eólica (Parque Eólico San Juan). “Si bien la experiencia internacional indica que varios metros del mundo han incorporado ERNC en sus procesos productivos, Metro de Santiago será pionero en incorporar tal magnitud de energías limpias en su matriz de consumo”, explican desde la empresa estatal Metro.

undefined

Además, en términos de impacto concreto, se estima que los dos nuevos contratos permitirán generar a partir del 2018 una reducción de emisiones a nivel país del orden de 130,000 toneladas de CO2 al año, lo que equivale a la plantación de siete millones 800,000 de árboles.

“Estos contratos junto con potenciaran el desarrollo sustentable de la empresa a nivel ambiental, permitirán a Metro contar con un suministro a precios estables y competitivos, que en promedio, considerando al 100% de la matriz energética, quedarán por debajo de los 100 dólares por MWh (megavatio-hora)”, agregan en Metro de Santiago.

apr

CRÉDITO: 
Daniel Fajardo Cabello / Pulso