Mercado asiático brilla para pymes

Archivo/Eleconomista.mx

China y Japón, una gran oportunidad para proyectos a largo plazo

La transformación del mercado mundial ha convertido a los consumidores de China en un público abierto a nuevos productos, pues poseen capacidad de compra, lo que genera oportunidades para las pequeñas y medianas empresas mexicanas interesadas en exportar.

“Es un terreno fértil para los negocios”. Las naciones de Oriente, en especial China, cobran especial relevancia debido a que es el segundo socio comercial de México, superado sólo por Estados Unidos, en tanto que Japón ocupa la cuarta posición. Los 43 tratados comerciales 
de México con diversos países del mundo se convierten en un factor que juega en favor de la inversión de pequeños empresarios a la región asiática.

Los acuerdos de Asociación Transpacífico y de asociación 
económica abren las puertas para un mayor intercambio comercial y las pymes poseen potencial para aprovecharlo.

El dragón rojo muestra hambre por México

En los últimos 12 años, las exportaciones de México hacia China han crecido más de 1,000%, aunado al crecimiento de la economía de ese país y la mejora en los ingresos de su población, lo que lo perfila como un terreno fértil para los negocios de pymes mexicanas.

Carlos Jácome, mentor de la licenciatura de Creación y Desarrollo de Empresas del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe, explica que los principales retos que enfrentan los emprendedores que quieren abrirse paso en ese mercado son considerar una inversión grande desde el comienzo, pues tan sólo en boletos de avión tendrán que invertir cerca de 40,000 pesos. Así como pensar en su negocio a largo plazo, no como un experimento de uno o dos años.

Ari-Ben Saks, consejero de ProMéxico en Beijing, y Rodrigo Contreras, consejero de la dependencia en Shanghai, consideraron clave para el éxito en ese país la definición de contrapartes sólidas tales como importadores y distribuidores o bien, socios comerciales que faciliten el acceso y conocimiento del mercado, así como la definición de los elementos de propiedad intelectual que las marcas o productos y servicios requieran en China.

Jácome afirmó que el sector en donde hay mayor potencial para las empresas es el alimenticio, con productos como alimentos y bebidas procesadas; en especial, pescados y mariscos. Aunque destacó que el consumidor oriental se siente atraído por la innovación, de manera que siempre que un emprendedor tenga una idea novedosa valdrá la pena analizar el mercado para ver su potencial real.

Para apoyar a los emprendedores interesados en este mercado el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey en alianza con Grupo FISO y Puente Asia, crearon el año pasado una incubadora de empresas dedicada a preparar a los emprendedores en los aspectos culturales y de negocio necesarios para atacar este mercado, trabajando con 12 empresas de diversos giros que se apoyan con el personal de una oficina en Shanghai para que en su exploración del mercado tengan un respaldo que les brinde seguridad en cuanto al idioma y aspectos legales.

Se abren las puertas en el país del Sol naciente

El año pasado fue uno de los más relevantes para la relación México–Japón, pues la balanza comercial entre ambos países alcanzó un nivel récord de 22,068 millones de dólares; 17,565 millones de dólares en importaciones de productos nipones a México, mientras que las exportaciones nacionales a ese país registraron operaciones por 4, 413 millones de dólares.

Raúl González, director adjunto de promoción económica del Japan External Trade Organization, explica que el mercado japonés se caracteriza por exigir productos de calidad que aporten algo al desarrollo del ser humano, con precios competitivos y cuya producción respete el medio ambiente. Esto se debe, dice, a que una gran parte de los consumidores pertenecen a una nueva generación, más informada y con más ansias de productos nuevos abriendo así el potencial para las pymes dispuestas a innovar.

“Ya no somos proveedores clásicos de producto sin valor agregado, cada vez estamos más preparados para llevar al extranjero una oferta de nuevos productos atractivos para el mercado japonés”, dijo Raúl González.

Aarón Vera, primer secretario de ProMéxico en Tokio, agregó que es importante considerar que las empresas japonesas toman decisiones consensuadas por lo que las negociaciones suelen ser largas, esto vuelve necesario que las empresas conformen un equipo de seguimiento del proyecto de internacionalización a Japón.

El experto detalló que a la fecha se han establecido en México cerca de 100 empresas japonesas en el ramo automotriz, ya que nuestro país se está convirtiendo en un centro productor destacado en esta industria a nivel mundial y los autos fabricados incluyen piezas y refacciones de productores nacionales, mismos que posteriormente son llevados al extranjero y esto convierte a las pymes en exportadoras indirectas.

Por esta razón, desde el Jetro han trabajado con las Secretarías de Desarrollo Económico y hasta el año pasado con el gobierno federal para fortalecer la cadena de proveedores de la industria automotriz.

Asimismo, Raúl González, agregó que México es altamente competitivo en productos de agroindustria y es el principal proveedor de Japón en productos como sal de mar, aguacate, atún aleta azul, carne de cerdo, carne de res, mango, frutas y vegetales, productos que junto a los alimentos procesados, congelados y prendas de vestir tienen más demanda para las pymes.

Perfil del consumidor asiático

  1. Abiertos a productos nuevos y “exóticos”, tienen ánimo de consumo de productos que nunca hayan probado.
  2. Interesados en el componente de innovación de los productos y servicios que llegan al país, sobre todo en electrónicos.
  3. Buscan productos sensibles al medio ambiente
  4. Los empresarios chinos necesitan crear lazos de confianza con los posibles socios antes de firmar un contrato
  5. En Japón, 23% de la población tiene más de 65 años, delimitando un segmento de mercado importante en ese país.
  6. El consumidor no dejara de comprar por el precio del producto, si no porque no haya una explicación completa del valor agregado del producto.
  7. El comprador a nivel corporativo es altamente especializado, busca relaciones a largo plazo, es demandante de información y “agresivo” en las renegociaciones.

Piden alta producción

Productos exportados desde México hacia China  
Aceites crudos de petróleo o de mineral bituminoso 22%
Minerales de cobre y sus concentrados 17%
Automóviles de turismo y demás vehículos automóviles 14%
Desperdicios y desechos de cobre 6%
Cobre refinado y aleaciones de cobre 5%
Minerales de hierro y sus concentrados 4%
Teléfonos, incluidos celulares y de otras redes inalámbricas 4%
Compuestos heterocíclicos con heteroátomos de nitrógeno 3%
Minerales de plomo y sus concentrados 3%
Manufacturas de cobre 1%
Otros productos 21%
Productos exportados desde México hacia Japón  
Teléfonos, incluidos celulares y de otras redes inalámbricas 15%
Carne de animales de la especie porcina, fresca 12%
Automóviles de turismo y demás vehículos automóviles 8%
Plata, incluida la plata dorada y la platinada 7%
Dátiles, higos, piñas, aguacates 4%
Sal de mesa y desnaturalizada 4%
Carne de animales de la especie bovina, congelada 3%
Partes y accesorios de automóviles 3%
Aceites de petróleo o de mineral bituminoso 2%
Minerales de plomo y sus concentrados 2%
Otros productos 40%

Fuente: ProMéxico

[email protected]

CRÉDITO: 
Marisela Delgado