Haz de tu empleo algo placentero

Foto: Cortesía

La convivencia laboral, no te excluye de cumplir con tus deberes

Cada vez son más las empresas que buscan tener un ambiente de trabajo más relajado, pues entienden que para laborar de forma seria, responsable y eficaz no hace falta una actitud fría, distante y poco amigable. Hoy las compañías comprenden al fin, que se pueden cumplir con las actividades diarias con una sonrisa en la cara.

Para lograrlo es muy importante que las actividades que realices te apasionen, porque de lo contrario es muy difícil encontrar algo divertido en lo que haces. Si bien, el principal objetivo de un empleo no es hacer amigos, es muy recomendable estar en buenos términos con los compañeros de esta manera será fácil cumplir con las obligaciones diarias y crear instancias recreativas para conocerse y participar en actividades fuera del horario de trabajo.

En el libro Alta Diversión: los beneficios del humor en el trabajo, citan diversos estudios científicos que demuestran los numerosos beneficios del humor para la salud, el bienestar, las relaciones personales y la productividad. Según los análisis, el humor reduce el estrés, estimula la motivación, potencia la creatividad, cohesiona los equipos humanos, aumenta el impacto persuasivo de los mensajes de venta y fomenta un clima laboral agradable.

“Un trabajador contento es muchísimo más productivo y contribuye de manera considerable a mejorar el clima laboral, por lo mismo, la importancia tanto para el empleado como para la empresa de lograr este objetivo” señala Margarita Chico, Directora Corporativa de Comunicación de Trabajando.com México.

La ejecutiva nos comparte una serie de consejos que pueden ser de gran ayuda a la hora de hacer del trabajo una tarea entretenida, atractiva y sobre todo placentera.

  • Tu lugar de trabajo lo puedes decorar con fotos de tus seres queridos, familia o amigos. Ello será una motivación diaria. Claro que sin exagerar para que no se transforme es una distracción mayor.
  • Descansar y no encerrarse todo el día en tu trabajo. Sal a caminar, consume un aperitivo. También se recomienda conversar temas ajenos al trabajo al menos una vez al día, te despejará la mente para seguir con tus tareas.
  • Se amable y cordial con las personas que trabajas. Ten una actitud positiva y abierta para cumplir con las tareas asignadas. La buena energía se contagia.
  • Las críticas y los regaños de tu jefe debes aprender a tomártelos con madurez. No te resientas, haz de la crítica algo constructivo y verás que te sentirás más motivado para hacer tu trabajo bien. Evita discusiones que te amarguen.
  • Celebrar y festejar fechas importantes como aniversarios, cumpleaños y diversos logros. De esa forma tendrás la oportunidad de relacionarte con tus compañeros en instancias distintas a las que usualmente estás acostumbrado.
  • Comparte algunos chistes para contárselos a tus compañeros, no importa si son buenos o malos, provocará sonrisas en los demás. El humor siempre relaja el ambiente.
  • Adelantar trabajo si es que ya terminaste todo lo que debías hacer. Cumplir el deber siempre genera satisfacción. No permitas que se te acumulen las tareas pendientes.
  • Vivir relajado y no dejarse estresar durante el día. Aprende a manejar todas las situaciones que generen presión en tu oficina y no permitas que los demás te alteren.

“Muchas veces nos gustaría romper la rigidez que a veces nos rodea en nuestra jornada laboral y no sabemos cómo hacerlo, sin que todos se dispersen y abandonen las tareas. Sin embargo, una cosa no implica la otra, ya que podemos tomar pequeños recesos, conversar sobre temas banales y reírnos un rato, para luego volver a las tareas. El trabajo puede ser entretenido y quienes componen las empresas son los protagonistas” concluyó Margarita Chico.

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción