Jóvenes mexicanos, con baja cultura financiera

Foto EE: Shutterstock

Cuando se está en la etapa de la juventud, el mexicano se preocupa poco o nada por su futuro financiero. El dinero que se tiene, ya sea el que le dan sus padres o el que se gana trabajando, se usa para comprar ropa, irse de fiesta, de paseo con los amigos o cubrir necesidades básicas, pero casi nunca se piensa en ahorrar o invertir para tener beneficios. En pocas palabras, los chavos viven al día.

Banamex y la UNAM realizaron el estudio Cultura financiera en jóvenes en México con edades de entre 15 y 29 años, y llegaron a la conclusión de que, ya sea por desconocimiento, por desinterés o porque no tienen otra opción, ésta es nula.

De acuerdo con el estudio los chavos no ahorran, no planean sus gastos, no piensan en su época de retiro y usan mucho más el efectivo para realizar sus transacciones diarias. Además, no tienen una muy buena percepción de los bancos y les tienen desconfianza.

Aunque las prácticas financieras de los jóvenes cambian un poco de cuando viven con sus padres a cuando se independizan, hay situaciones que no se modifican, según el estudio.

Por ejemplo, 54% de la muestra considerada en el estudio de Banamex-UNAM no lleva ningún tipo de registro de su manejo financiero.

“Quienes ya se independizaron refieren planear con mayor frecuencia los gastos de renta, servicios, comida y transporte, en tanto que quienes viven con sus padres se enfocan principalmente en los gastos relacionados con transporte, viajes, celular y gimnasio”, destaca el documento.

Otra muestra de esta falta de cultura financiera entre los jóvenes es el hecho de que 95% de los considerados para el estudio utiliza el dinero en efectivo para sus transacciones diarias. Sólo 2% usa la tarjeta de débito, 1% la de crédito y otro 1% el cheque.

“Con respecto a algunas actitudes hacia el consumo, 20% expresa que encuentra mayor satisfacción en gastar el dinero hoy que ahorrarlo para el futuro; 18% menciona que siente el impulso inevitable de comprar algunos productos aunque no los necesite”, informó.

Respecto al ahorro, los jóvenes mexicanos ven esta práctica positiva para el futuro. Sin embargo, sólo 52% lo hace; la mayoría en mecanismos informales como el cochinito, cajas, entre las páginas de libro y en tandas. Del total, 51% señaló su preferencia por guardar su dinero en casa, considerándola como el lugar más seguro.

Entre las causas por las que no tienen una cuenta de ahorro en el banco mencionan: 35% porque no le alcanza; 22% porque no le interesa o no la necesita.

En cuestión de créditos, la cultura financiera de los jóvenes también es poca. Prefieren pedir prestado a sus padres, familiares y amigos que a una institución financiera, a las cuales les tienen desconfianza por no contar con una buena imagen de éstas. Los financiamientos más utilizados por ellos son las tarjetas, con 71% de los que sí recurren a esta práctica.

“El 38% de los entrevistados, opina tener buena imagen de los bancos, mientras que 24% destacó tener una mala imagen de ellos”, detalló el estudio.

Planes a largo plazo, 
no son parte de sus metas

Pero si los jóvenes mexicanos tienen una muy baja cultura del ahorro y del crédito, la situación no es mejor cuando se habla de proyectos de inversión a futuro.

La mayoría, según el estudio, no conoce las diferentes opciones de inversión que hay en el mercado, y ligan este concepto principalmente a poner un negocio.

De los encuestados, 96% dijo no tener ninguna inversión bancaria. La principal razón para no contar con un producto de ese tipo es porque no cuentan con recursos suficientes y desconocen cómo hacerlo.

El ahorro para el futuro es también un punto poco halagador entre los chavos, ya que la mayoría no lo considera como una preocupación en este momento. Sólo 13% tiene algún tipo de ahorro para su retiro; 65% no ha pensado en hacer un plan; 81% tampoco cuenta con ningún tipo de seguro.

“Los resultados de este estudio nos ayudarán a entender la perspectiva que los jóvenes mexicanos tienen con respecto a sus finanzas, lo que nos ayudará a dar un nuevo enfoque”, dijo Ernesto Torres Cantú, director general del banco.

En tanto, el rector de la UNAM, José Narro, destacó que con los resultados se podrán desarrollar herramientas necesarias para reforzar la formación de los jóvenes mexicanos para el logro de sus metas financieras, y así aportar al crecimiento del país.

CRÉDITO: 
Edgar Juárez / El Economista