Institucionaliza tu empresa familiar

Foto: Especial

Las alternativas para cosechar el éxito sin fracturar relaciones

Es un hecho que en nuestro país existe un número importante de empresas familiares, que nacen con la intención de construir un patrimonio capaz de crecer a través de las generaciones, no obstante, también es cierto que muchos de esos negocios sucumben ante conflictos que trascienden el ámbito empresarial y sepultan cualquier oportunidad de éxito.

La pregunta que surge es evidente, ¿cómo lograr que la empresa familiar triunfe sin empeñar en el intento las relaciones afectivas? La respuesta de los expertos es la institucionalización.

De acuerdo a la firma de consultoría Asesores de Consejo y Alta Dirección (ACAD), en México se trazan diferentes escenarios para las firmas de esta clase, los cuales incluyen retos y áreas de oportunidad.

Uno de ellos lo integran las compañías con dueño-fundador. Los negocios de este tipo suelen depositar sus destinos en una sola persona, quien con no entabla acuerdos con nadie más, de modo que el éxito o fracaso empresarial obedecen enteramente a su experiencia, intuición y fortuna.

Otro escenario es el conformado por la sociedad de hermanos, donde la carencia de comunicación y reglas termina por fracturar el vínculo fraternal y la relación comercial.

Y el cuadro lo completa la confederación de primos, tíos u otras categorías de consanguinidad, en el seno de la cual los diferendos interfamiliares culminan con cualquier perspectiva de éxito, dada la dificultad para distribuir los puestos de la compañía sin herir susceptibilidades.

Así pues, en México se torna complejo edificar entidades empresariales de corte familiar, pero según ACAD, no es imposible si se toman en cuenta algunas consideraciones, que en efecto, están ligadas a la institucionalización:

  • Una empresa familiar debe formalizar asambleas de accionistas familiares, encargadas de que toda la familia, con interés patrimonial, esté bien enterada de lo que sucede en la organización y de cuáles son las bases y reglas de interacción entre el grupo parental y la empresa.
  • Dichas asambleas deben crear el Consejo Familiar, donde cada rama de la familia debe tener a sus representantes. Su objetivo es solventar las diferencias entre sectores del grupo e instaurar el protocolo familiar, que consiste en un conjunto de acuerdos familiares que permiten establecer condiciones para resolver todos aquellos temas que, de no definirse, son focos importantes de conflicto.
  • El protocolo familiar supone la inclusión de temáticas como:
    • Remuneración de empleados
    • Entrada y salida de socios
    • Manejo de dividendos
    • Autoridad y reglas del negocio
    • Valores familiares y códigos ético-conductuales
    • Entrada y salida de empleados
    • Naturaleza del consejo familiar y su relación con la organización
    • Accionistas y alianzas
    • Comunicación entre accionistas y socios
    • Entradas y salidas de bolsa
    • Recompra de acciones en bolsa
    • Reuniones periódicas con accionistas
  • Es puntual Integrar un consejo directivo formado por independientes, quienes tendrán que cumplir tareas en el comité de auditoría y en el comité de prácticas societarias; éste último para los temas de compensación y nominación de directivos, transacciones con partes relacionadas, y transacciones relevantes.
  • Si las firmas familiares integran a su agenda estos aspectos, mantener intacta la armonía en la familia a pesar de las tensiones empresariales y viceversa, será toda una realidad.

    *Con información de ACAD

    [email protected]
    DCC

    CRÉDITO: 
    Equipo de Redacción