Inseguridad asfixia a 12,000 negocios de todo el país

Archivo/eleconomista.mx

La IP hizo un llamado a las autoridades para hacer más efectivo el combate a la delincuencia.

Monterrey, NL. Al menos 12,000 empresas, 65% de ellas ubicadas en Nuevo León y el resto en otras entidades, están siendo asfixiadas por la inseguridad, situación que ha estancado el crecimiento de sus negocios y que está generando una psicosis laboral, afirmó Fernando Turner, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios Independientes (ANEI).

Aseguró que la inseguridad es el principal factor que atenta en contra del desempeño de las empresas y que existen varios casos de ellas, principalmente en Nuevo León, que han sido objeto de extorsiones.

“No te puedo decir cuántas o cuáles porque son asuntos que se manejan con mucha confidencialidad, pero definitivamente sí existen varios casos de empresas de Nuevo León que han sido extorsionadas”, dijo.

Mayor efectividad

“La ANEI representa alrededor de 12,000 empresas y la inseguridad es el factor que más preocupa a los empresarios para sacar adelante a sus negocios, por lo que exigimos a las autoridades federales, estatales y municipales ser más efectivos en el combate en contra de la delincuencia organizada”, agregó.

Esta agrupación de empresarios independientes recientemente abrió sedes de representación en Veracruz y Puebla, y están por abrir en un par de meses el capítulo Distrito Federal.

Refirió que los dos problemas que enfrentan los empresarios mexicanos: “Es la inestable economía que se ha estancado y la inseguridad que está asfixiando a las empresas”.

Ante esa situación, la mayoría de las compañías han implementado drásticas medidas de seguridad, por lo que el gasto en ese rubro ha impactado en sus ingresos y utilidades.

“Antes no se invertía gran cosa en seguridad, ahora son múltiples los riesgos y el gasto es poco menos de 5% de sus ingresos”, enfatizó.

El Presidente de la ANEI encabeza la empresa Katcon, fabricante de más de 2 millones de unidades de sistemas de escape y catalizadores para la industria automotriz.

[email protected]

CRÉDITO: 
Armando Torres, El Economista