Hay margen para pymes en sector automotriz

Foto EE: Archivo

Las pequeñas y medianas empresas tienen muchas oportunidades para sumarse a las cadenas de valor de la industria automotriz, la cual aún tiene amplio margen de crecimiento en México, tanto para el mercado interno, como el de exportación, subrayó la directora general de Industrias Pesadas y Alta Tecnología de la Secretaría de Economía, María Verónica Orendain.

“Si hay impulso y crecimiento hay necesidad de proveeduría”, agregó la funcionaria. Precisó que las oportunidades están en el crecimiento de los estándares: certificaciones, sistema just in time, financiamiento para maquinaria o tecnología. Reconoció que en algunos subsistemas falta fortalecer la proveeduría local.

La industria automotriz es uno de los sectores más dinámicos de México. De acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), en 2013 su producción superó los 2 millones 884,000 unidades, se espera que para el 2018 alcance los 4 millones de vehículos. Emplea además a más de 552,000 personas, 90% de los cuales se concentran en la fabricación de autopartes.

Al 2008 se tenían registradas 2,811 empresas dentro del sector, lo que incluye a armadoras, fabricantes de carrocerías y remolques, autopartes y de la industria de hule. De ese total 2,290 son pymes con hasta 250 empleados.

De ahí que el Gobierno federal, a través de la Secretaría de Economía y Nafin, cuenta con diversos programas de apoyo al fortalecimiento de la cadena de proveeduría, donde las pymes pueden insertarse.

Automotriz

“Parte de las ventajas geográficas de la proveeduría es la sincronización, con entrega a tiempo. Tener un conocimiento perfecto de los inventarios y cuándo llegan a las líneas de producción de los compradores. Es ahí en donde estamos poniendo mucho énfasis”, comentó la funcionaria.

Uno de los principales programas, detalla, es el Programa de Desarrollo de Industrias de Alta Tecnología (Prodiat), que apoya con recursos económicos procesos industriales innovadores para la compra de maquinaria u otros insumos de alta especialización.

Este programa da información a las empresas sobre prospectiva tecnológica, sobre cómo mejorar su productividad cuando adoptan las herramientas innovadoras, la cuales son adoptadas en ocasiones por sugerencia de los compradores Tiers 1 o por la industria terminal.

Sobre el tema de financiamiento, la funcionaria explicó que la SE junto con Nacional Financiera han ido afinando los instrumentos crediticios, de manera que, en lugar de llegar a un público general, se va dirigiendo a un nicho más específico.

“El programa de financiamiento de empresas eje no es exclusivo del sector automotriz, pero éste es un actor importante. La proveedora que solicite el crédito debe tener el acompañamiento de su comprador, porque éste ya hizo un buen análisis para detectar las áreas débiles de su proveedor, luego está el acompañamiento de la SE, que coordina la asistencia técnica”, explicó.

El tener empresas perfectamente analizadas sobre sus necesidades técnicas, de tecnología y procesos, da mayor valor al programa y a las pymes, ya que deja de ser un servicio genérico.

Finalmente, Orendain de los Santos explicó que se siguen haciendo cambios a ProAuto, una plataforma sobre información de la proveeduría del sector automotriz, con la que se busca aumentar el contenido nacional de la producción, que actualmente es de 35 a 40 por ciento.

*Nota del editor: Se corrigió dato de número de pymes dentro de industria de autopartes al 2008.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario