Grillo, una alerta sísmica de bajo costo

Andres Meira muestra su prototipo, que podría llegar al mercado con un costo de 500 pesos. Foto: EE/Araceli López

En México, que resulta ser un país activo en materia de sismos -debido principalmente al constante reacomodo de las placas tectónicas del Pacífico- y ante la falta de sistemas de alarma sísmica eficientes y accesibles económicamente a todos, el arquitecto y emprendedor Andres Meira creó a Grillo, un nuevo dispositivo que se propone ser democrático, económico y promete brindar hasta 80 segundos a las personas para salir de los edificios antes de la llegada de un movimiento telúrico.

Originario de Inglaterra y tras haber sido testigo del sufrimiento que causó el terremoto en Haití, Andres Meira llegó a México por motivos sentimentales: “Me casé con una mexicana y aquí estoy”.

Tras su llegada se percató de que los temblores en el país son historia común; sin embargo, las alertas más baratas y eficientes que se encuentran actualmente en el mercado cuestan en promedio 4,000 pesos.

“¿Quién tiene esa cantidad para adquirir una alarma sísmica? Hay gente que no tiene acceso y pagan sus impuestos”, dijo.

Es por ello, continúa Andres Meira, que “quisimos democratizar la recepción de la señal existente (la de Sasmex) para salvar vidas” y surgió la idea de Grillo, un radio receptor de estas ondas que pretende tener un costo al público de 500 pesos.

QUÉ ES LA SEÑAL SASMEX

El Sistema de Alerta Sísmica Mexicano (Sasmex) se conformó inicialmente por el Sistema de Alerta Sísmica para la Ciudad de México (SAS), que se encuentra en operación desde 1991 y el Sistema de Alerta Sísmica para la Ciudad de Oaxaca, que brinda servicio desde el 2003.

De acuerdo con información del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico AC, la alerta sísmica conocida como SAS depende de esta asociación civil, es auspiciada por el Gobierno del Distrito Federal y tiene el propósito de detectar sismos importantes en la costa del estado de Guerrero, así como dar aviso de la llegada de ondas sísmicas importantes a la ciudad de México.

Las ondas sísmicas llamadas superficiales y que son potencialmente dañinas viajan a una velocidad de entre 3.5 y 4.0 kilómetros por segundo y por tanto tardan entre 75 y 85 segundos en recorrer la distancia entre la costa de Guerrero y la ciudad de México, unos 300 kilómetros.

La detección del sismo en la costa, la estimación de su potencial tamaño y, finalmente, la transmisión de un mensaje de alertamiento hacen posible detectar el sismo previo a su llegada.

UN PROCESO AGRIETADO

El objetivo de Grillo es democratizar el acceso a la señal Sasmex, reitera Andrés. Al captar directamente la señal, el radio receptor que desarrolló brinda hasta 80 segundos de alerta y se anticipa entre 20 y 30 segundos a las aplicaciones de dispositivos móviles, los cuales, opina, presentan retrasos o no se activan.

Pero el viaje no ha sido fácil, reconoce: las trabas gubernamentales para compartir información o apoyar en el desarrollo de este dispositivo y la falta de especialistas, ingenieros con experiencia en el campo, han hecho que Grillo deba replantearse más de una vez: “Quería que todo viniera de México, las piezas y la gente; sin embargo, los cerebros se van a otros países y comprar las piezas sale más barato si vienen de China”.

Este proyecto cuenta con el apoyo de 500 startups, Deutsche Bank, la embajada de Reino Unido, entre otros.

Este lunes, adelanta Andres Meira, su producto será lanzado en Fondeadora.mx para buscar financiamiento, bajar los costos de producción y en consecuencia disminuir el precio final.

“Quisiera que Grillo se vendiera en cada Oxxo”, anhela el arquitecto inglés, quien se declara partidario del open source (código abierto), expresión con la que se conoce al software distribuido y desarrollado libremente, por lo que una vez que su mercado esté consolidado, abrirá su proyecto para que la gente lo replique, mejore y llegue cada vez a más personas.

[email protected]

CRÉDITO: 
Ana Langner/El Economista