RSE, fortaleza económica a largo plazo

Foto: Cortesía

La sustentabilidad es una filosofía de trabajo, coinciden expertos

Para entender el significado de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), primero hay que entender lo que no es: no es filantropía, no es greenwashing ni un premio o reconocimiento, tampoco una práctica social ni siquiera un conjunto de programas de ciudadanía corporativa.

De acuerdo con los actores que se desempeñan en RSE, desde diferentes ámbitos ésta se refiere a una filosofía de trabajo.

La RSE no es un conjunto de programas, sino una filosofía de trabajo, estructurada con recursos y personas, aseguró Luis Alfonso Fuentes, subdirector de Comunicación Corporativa de Coca-Cola de México.

Gwenaëlle Gerard, directora general de ResponSable, mencionó que aunque cada empresa tiene su concepto de responsabilidad social, pueden detectarse valores universales que comparten.

La RSE -primero que nada- obliga a tener en cuenta tres ámbitos: económico, ambiental y social en todas las decisiones que guíen el rumbo de la organización. Segundo, se refiere a una estrategia transversal que pasa por todas las áreas de la empresa. Finalmente, la RSE se entiende como una inversión, no como un gasto innecesario, explicó en el Foro Responsabilidad Social Empresarial, realizado por El Economista y elempresario.mx.

Para ser una empresa socialmente responsable, entonces, es necesario alinear su modelo de negocio (económico per se) con valores éticos, medioambientales y sociales. No hay que dejar fuera ninguno.

En otras palabras: piensa en utilidad, retorno de inversión, satisfacción de sus accionistas; pero también en medidas internas de anticorrupción, en su huella ambiental, en la comunidad en la que opera.

Nueva cultura

La RSE dicta -dijeron los especialistas- que sólo con la atención necesaria a todos y cada uno de sus grupos de interés (empleados, clientes o consumidores, proveedores, inversionistas, comunidad e incluso el medio ambiente) puede garantizar su fortaleza (económica) a largo plazo.

En el panel Incorporando una nueva cultura organizacional y empresarial, Cecilia Riviello, directora general de Natura México, consideró que sólo en comunidades prósperas pueden existir negocios sólidos, por lo que destacó la importancia de impulsar el desarrollo sustentable.

Andrés Albo Márquez, director de Compromiso Social Banamex, aseguró que la RSE debe ser vista como un aliado que no suple el buen desempeño de la organización, sino que complementa el éxito empresarial.

Las claves

Los ponentes coincidieron en la importancia de buscar y concretar alianzas con fundaciones, ONGs, gobiernos u otras empresas para ampliar el alcance social y medioambiental que pueda tener por sí sola una organización.

Otro tema crítico -mencionaron- es la medición de este impacto, pues sólo a través de ésta podrá determinarse si las acciones son sustentables.

Piden a cámaras empresariales fomentar la RSE en pymes

Las cámaras empresariales juegan un papel importante como detonadores de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en pequeñas y medianas empresas (pymes), al agremiar a un gran número de compañías de todos tamaños, en las que pueden tener influencia, consideró Luis Alfonso Fuentes, subdirector de Comunicación Corporativa de Coca-Cola de México.

“Hay que pedirle a las cámaras empresariales que se conviertan en un canal para asegurar que la RSE se integre en la forma de operar de las pymes”, aseveró.

Andrés Albo Márquez, director de Compromiso Social Banamex, destacó la importancia de fomentar la RSE en la cadena de proveedores de las grandes empresas, en una especie de efecto cascada que amplíe su impacto.

Negó que los recursos sean una limitante para implementar la RSE en pymes, las cuales pueden empezar por guiarse mediante criterios como apagar la luz, ahorrar agua, adquirir tecnología y equipo ecoeficiente, entre otros.

La ventaja para las pymes es que estas acciones juegan a su favor como elemento diferenciador ante posibles socios comerciales.

[email protected]

CRÉDITO: 
Alejandra Aguilar