Sistema Estatal de Financiamiento, detenido en Jalisco

Archivo/Eleconomista.mx

En riesgo 2,000 empleos y el apoyo a mipymes

Guadalajara, Jal. El Sistema Estatal de Financiamiento de Jalisco, esquema que abanderó el gobierno en la pasada administración para financiar los proyectos productivos de la entidad bajo un modelo de banca de desarrollo, está paralizado desde hace más de dos meses.

Desde el inicio de la actual administración (1 de marzo), encabezada por Aristóteles Sandoval, el Fondo Jalisco de Fomento Empresarial (Fojal) –base del Sistema Estatal de Financiamiento– detuvo sus operaciones y no ha otorgado crédito alguno, aunque tampoco ha cobrado un centavo por los préstamos que tenía colocados.

De acuerdo con el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la entidad, Óscar Benavides Reyes, el costo por el paro de actividades en el Fojal ronda los 2 millones de pesos de intereses no cobrados y pone en riesgo casi 2,000 empleos tanto existentes como de nueva creación.

Dado que el Fojal es un Organismo Público Descentralizado (OPD) que se sustenta con los flujos de efectivo que genera con la operación de créditos, el hecho de permanecer paralizado ya por más de dos meses “genera un costo-afectación”, advierte.

Según el presidente de la Coparmex, “los costos van más allá de tener casi 60 millones de pesos en créditos retenidos o de perjudicar a cerca de 600 damnificados que esperan sea liberado su crédito; estamos hablando de que están en riesgo 350 millones de pesos de cartera judicial que se dejó de atender”.

Demandan que retome operaciones a la brevedad

Por ello, el titular del organismo exigió al gobierno estatal el reinicio inmediato de las operaciones del Fojal.

Toda vez que, se presume, la administración local detuvo su operación para alinear todos los programas estatales con miras a la conformación del Instituto Jalisciense del Emprendedor.

Sostuvo que, desde su implementación, en 1985, ha financiado directamente “a gran parte de los excluidos del sistema financiero formal”, con más de 3,500 millones de pesos.

Tras afirmar que el sistema se ha convertido en una “verdadera herramienta para los emprendedores y empresarios en la protección y generación de empleo”, indicó que el Fojal es indispensable para las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), “que no son el mercado objetivo de la banca comercial”.

“Hoy se encuentra en riesgo la permanencia y continuidad de esta organización, la cual tiene un gobierno corporativo público-privado, reconocimientos y certificaciones nacionales e internacionales”, lamentó Benavides.

Y agregó: además tiene “una gran inversión en capital humano en materia de formación y experiencia y un ganado prestigio nacional; es considerado un ejemplo a seguir para (muchos programas); entonces, hoy, cómo fortuitamente se pretende cambiar por fórmulas mágicas”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Patricia Romo, El Economista