Empresarios avalarán borrador de reforma laboral

Foto: Carlos Ramírez / elempresario.mx

Desde la perspectiva de Concamin y Concanaco-Servitur, la reforma laboral debe incluir ciertos requisitos como: un tratamiento especial a la pequeña empresa.

El sector empresarial del país avala el borrador de la iniciativa de reforma laboral que presentará el Ejecutivo, ya que apuesta por flexibilizar los contratos colectivos de trabajo y la generación de empleos con “menos riesgos” para la empresa.

“Sin interesar de dónde venga o quién la apadrine, los empresarios buscamos una reforma laboral que haga más atractiva a la mano de obra mexicana, sin violar el artículo 123 de la Constitución mexicana, y de esta forma haya más inversiones en México”, dice Salomón Presburger, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Aunque el líder de los industriales reconoce el riesgo de que se empantane en el momento de que el Secretario del Trabajo la presente al Congreso, afirma que “todo mundo, incluyendo al PRI, tiene interés por sacar esta reforma”.

Desde la perspectiva de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servitur), la reforma laboral debe incluir ciertos requisitos como: tratamiento especial a la pequeña empresa; condiciones laborales que incentiven la contratación temporal y definitiva, preservando los derechos del trabajador; elevación de la productividad a través de convenios, comisiones mixtas y bonos de productividad; fortalecimiento de la capacitación y adiestramiento.

Mario Sánchez, presidente de la Concanaco, afirma que la condición indispensable de la reforma laboral es que establezca de manera equitativa los derechos y obligaciones correspondientes entre patrón-trabajador, que no orillen al patrón a contratar a los trabajadores mediante el esquema de outsourcing.

Opción para salir de la crisis

Por su parte, Thibaud Ades, director de Page Personnel México, marca que inicia operaciones en el país, afirma que la flexibilidad en el empleo es una demanda de las empresas, sobre todo cuando se sale de la crisis y no hay certidumbre para contratar personas de manera permanente; sin embargo, se requiere de una regulación para evitar malas prácticas.

Expone que el mercado nacional es interesante porque es muy dinámico y está en pleno desarrollo del empleo temporal, el cual podría ser mayor en caso de que la legislación laboral permitiera la existencia de empresas que puedan ofrecer este servicio. “Acabamos de salir de una crisis importante, y las empresas empiezan a tener proyectos bastante interesantes, pero el problema es que no pueden reclutar y subir los costos de nómina”, refiere el especialista en empleo.

[email protected]

CRÉDITO: 
L. González y P. Martínez / El Economista