La diversidad laboral aumenta productividad

Foto: Cortesía

La presencia de mujeres en posiciones directivas mejora 69% la imagen empresarial

Cuando las mujeres ocupan posiciones de liderazgo en las empresas, es posible que se obtenga un retorno mayor a 66% del capital invertido, de acuerdo con un estudio realizado por American Chamber México (AMCHAM), demostrando así que existe una relación positiva entre el rendimiento financiero de una empresa y la inclusión de mujeres en posiciones directivas.

“La inclusión de las mujeres en las empresas no es un tema de altruismo, es un asunto de negocios, pues en México influimos en más del 90% de las decisiones de compra y en más de 70% de las decisiones que afectan al Producto Interno Bruto a nivel nacional”, aseguró Margarita Zavala, Presidenta del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Durante la presentación del documento “Mejores Prácticas de Diversidad e Inclusión Laboral” se destacó que la diversidad de género en los negocios, aumenta 58% la motivación de los empleados, además de mejorar 69% la imagen de las marcas.

El documento presentado tiene como objetivo identificar las estrategias y programas establecidos por 19 empresas mexicanas que fomenten la diversidad e incorporación de mujeres en el trabajo incluyendo factores como flexibilidad laboral y programas de mentoría para que sean implementadas en más negocios.

“Las empresas que deseen ser exitosas deben adelantarse a visualizar las tendencias y estar preparadas para ellas. Esto se traduce en contar con más mujeres preparadas dentro de su fuerza laboral para generar una economía e impactos financieros inteligentes de negocio”, explicó Sandra Sánchez, presidenta del grupo de trabajo de diversidad de AMCHAM.

Entre los resultados del estudio realizado por la organización encargada de contribuir a generar un mejor ambiente de negocios, se resaltó que a pesar de que las mujeres constituyen 40% de la fuerza laboral en las empresas, sólo 6.8% de ellas ocupa puestos directivos y el monto de su pago es aproximadamente 40% menor que la de los hombres.

“Estamos convencidos que entre las practicas administrativas de las empresas se debe permitir la diversidad e inclusión laboral, pues es fundamental para generar mejoras constantes en la competitividad de las empresas”, dijo José Zozaya, presidente de AMCHAM

De esta manera, la organización pretende estimular la creación de redes que promuevan la eliminación de barreras culturales y estructurales dentro las empresas para generar diversidad e inclusión en la fuerza laboral.

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo