Aumentan casos de depresión por cuesta de enero

Foto: Cortesía

Identifica si tienes algún síntoma y atiéndete de inmediato

La cuesta de enero no sólo tiene relación con la situación económica de la población en general, también atañe a personas que experimentan "una cruda emocional", producto de los excesos vividos durante las fiestas decembrinas, sostiene el Dr. José de Jesús González Núñez, presidente honorario del Instituto de Investigación en Psicología Clínica y Social A.C. (IIPCS).

"Son personas que se excedieron durante esta época, lo cual representa un hecho compensatorio que se traduce, por citar un ejemplo, en la adquisición compulsiva de cosas materiales, la finalidad es evadir carencias emocionales. Se estima que cerca del 35% de la población en México experimentará cierto grado de depresión debido al efecto denominado: cuesta de enero”

El experto señaló que este hecho se presenta tanto en hombres, como en mujeres de todos los estratos socioeconómicos y tiene que ver con eventos tales como una pérdida familiar, un divorcio o una decepción amorosa, e incluso un despido laboral.

González Núñez precisó que no en todos los casos se puede catalogar como una patología pues las personas pueden determinar qué tan agudos son sus síntomas, si experimentan una sensación de vacío permanente o carecen de metas o esperanzas. Incluso si la tristeza es un común denominador de su vida.

Otro grupo vulnerable son las personas que tienen un largo historial de fracasos de toda índole y que paralelamente despilfarran el dinero comprando compulsivamente. "En este caso es preciso tomar un tratamiento con profesionales en la salud mental y su duración depende del caso", explicó el doctor.

Por otro lado, el especialista detalló que es importante subrayar que una persona puede tener síntomas de depresión pasajeros, producto de una realidad que es poco alentadora como, por ejemplo, la crisis económica global, el desempleo o sus deudas, aunque en muchos de estos casos la gente "recurre a sus propias fortalezas para resolver este pesimismo, como la familia, la religión o su propia fuerza de voluntad y es así como le pone remedio a este panorama."

No obstante, González Núñez subrayó que el IIPCS cuenta con una clínica donde especialistas plenamente calificados: "Ellos pueden otorgar un tratamiento para toda persona que así lo desee, porque hay que recalcar que clínica está diseñada para personas con trastornos emocionales sin importar su nivel socioeconómico", concluyó.

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción