¿Cuándo debo registrar derechos de autor?

Foto: Archivo./ elempresario.mx

Los derechos de propiedad intelectual y particularmente los de autor están alrededor de nuestra vida cotidiana, más cerca de lo que podemos pensar.

Casi todo lo que nos rodea se creó con el intelecto de una persona y ha sido materializado en distintas cosas que no sólo se han vuelto tangibles, sino cotidianas.

Los derechos de autor para efectos de protección se han clasificado en la ley en distintas ramas, desde la literatura hasta los programas de cómputo. Pero este tipo de derechos suelen vincularse con artistas; sin embargo, podemos citar como ejemplo una cafetería, que sin mucha sofisticación presta servicios.

Definir

Lo importante es analizar qué derechos de autor podrían ser objeto de registro.

En esta cafetería que hemos citado, podemos encontrar pinturas que decoran el lugar, fotografías que hacen atractivo el menú o cierta música; es aquí cuando se da la explotación de otra de las obras protegidas por la ley.

También podríamos encontrar que el dueño pudo haber pedido el desarrollo de un software para administrar mejor el negocio. Todos estos ejemplos evocan a los derechos de autor, pues algunas creaciones fueron hechas por nosotros o por el personal de la empresa y, por este simple hecho, sería factible obtener un registro para reservarse la explotación exclusiva del mismo.

Exclusividad

En la práctica profesional es común ver el caso de empresarios que contratan el desarrollo de un software para superar a su competencia, pero más allá de cubrir los honorarios de las personas que hacen dicha tarea, nunca firman un documento que reconozca que el software fue realizado por cuenta y encargo del empresario.

La preocupación viene cuando se dan cuenta que su competencia ya cuenta con un desarrollo similar y por consiguiente les está compitiendo deslealmente.

Si bien, de las características que distinguen a los derechos de autor es que las obras quedan protegidas desde que constan en un soporte material, es importante gestionar su registro ante el Indautor.

Esta autoridad, a través de su registro público, otorga a los autores o titulares de obras que lo soliciten, un título de registro que tiene efectos declarativos, basados en la buena fe los autores, pero que fija un importante antecedente respecto del reconocimiento como autor.

*Director Jurídico de Alcázar & Compañía.
www.alcazar.com.mx

CRÉDITO: 
Roberto Blanco*