Crédito podría ser más caro y más escaso

Foto: Archivo/El Economista

Socaps afirman que no se les tomó en cuenta en la reforma financiera

El sector cooperativo de ahorro y préstamo está inconforme con la reforma financiera aprobada recientemente en la Cámara de Diputados, pues afirma que en esta instancia nunca se le tomó en cuenta.

Para Rafael Martínez Ponce, presidente de la Alianza Cooperativista Nacional (Alcona), que integra a jugadores de la economía social, principalmente sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps), que se haya aprobado más regulación para aplicarse a las cooperativas en el mismo nivel que a los bancos no sólo no permitirá que el crédito crezca en las comunidades rurales, sino que incluso los intereses que hoy cobran (y que son mucho más bajos que los de otras entidades) podrían incrementarse.

“Se corre el grave riesgo de que el tema regulatorio contribuya a que el crédito se haga caro y más escaso. Y me llama la atención porque el mismo Banco de México, en un exposición relacionada con esto, hablaba del riesgo de la sobrerregulación en países emergentes como México. Aclara que el efecto regulatorio es precisamente la disminución y el aumento de las tasas”, refiere.

En entrevista, Martínez Ponce detalla que la reforma financiera contempla mayor regulación pero no diferenciada, sino aplicable de igual forma para todos los jugadores, cuando, dice, las cooperativas tienen un objetivo más social y no buscan el lucro. Algunos de los temas son que se endurecen las medidas en materia de prevención de lavado de dinero y que las sanciones se incrementan, lo que derivaría en mayores costos para las socaps.

Martínez Ponce destaca que a los bancos, por ejemplo, tales medidas no les afectarían en demasía, ya que cobran muchas comisiones y sus tasas de interés anuales están muy por arriba de las de las socaps. “En el caso de las cooperativas, que manejan tasas de 20 a 24% anualizadas, lo que va a pasar es que se aumentarán las tasas, porque no tenemos manera de reflejar estos incrementos en otro lado”.

Otros de los puntos de la reforma con los que el sector cooperativo de ahorro y préstamo está en desacuerdo son: que a la banca de desarrollo se le siga tratando con la misma regulación que a la banca comercial (como en el tema de Basilea III) y que ahora la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) pueda remover a directivos de socaps.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Juárez, El Economista