COPAN escuela con espíritu empresarial

Foto: El economista.mx

Renovación, el éxito de una empresa

El Sistema Educativo COPÁN apostó por la inversión en las instalaciones, equipo y programas académicos actualizados, por lo que ha logrado posicionarse como una de las mejores instituciones educativas del Estado de México, específicamente de Naucalpan y Atizapán.

La empresa fue fundada hace 40 años por personas involucradas con la educación quienes conversaban sobre lo que podrían hacer si tuvieran una escuela con espíritu empresarial, los objetivos y las ambiciones de la misma.

“Empezamos con 67 alumnos. La escuela fue hecha a base de aulas en forma de hexágono que iban creciendo conforme pasaban los años y el número de estudiantes aumentaba. Hace 40 años sentíamos que las escuela tenían muchas necesidades que no estaban cubiertas”, comentó Eduardo Assael, presidente del Consejo de Administración y fundador del Sistema Educativo COPÁN.

La diferencia radica en que para esta empresa el servicio al cliente implica un trato más allá, para ellos es ver al padre de familia como un socio, ya que, explicó el fundador, entre ambos se crea un vínculo que genera la educación.

Actualmente, Sistema Educativo COPÁN cuenta con tres campus, y en los últimos cinco años pasaron de 900 a 2,500 alumnos y 330 empleados y reafirmó que están “considerados una de las mejores escuelas de la zona de Naucalpan y Atizapán”.

Para este proceso de renovación la escuala no solicitó ningún apoyo ni tuvo ningún contacto con alguna incubadora de empresas, la cual los orientara o capacitara para mejorar, no obstante ultimamente sí han recibido diversas asesorías para atacar problemas específicos, comentó Eduardo Assael.

Retos en el proceso

Uno de los obstáculos que tuvo que enfrentar esta empresa, fue la gran competencia de escuelas con grandes infraestructuras y las preparatorias universitarias. Por ello, surgió la idea de crecer y separar en diversos campus cada nivel escolar.

Específicamente para Eduardo Assael lo financiero siempre es un punto importante ya que se tiene que lograr un equilibrio entre mejores salarios para el personal, que las colegiaturas no sean exageradamente altas, tener mayor acceso a alumnos y otorgarles utilidades a los inversionistas para que tengan motivación y continúen trabajando en las mejores de la escuela.

“El equilibro entre estas tres grandes fuerzas es lo complicado, y no hay que perderlo de vista. Esto nos hace competitivos y logramos ir poco a poco creciendo a los niveles que tenemos ahora”, afirmó.

Por último, recomendó a los inversionistas que deben “tener la visión para darse cuenta de en qué momento la empresa necesita una transformación, porque las empresas se van haciendo viejas y se quedan fuera de la competencia, lo que llega a caer en círculo vicioso hasta que desaparezca la empresa”.

CRÉDITO: 
Yuriko Barrera y Samantha Álvarez