MediaBrain construye estrategias digitales

Foto: Cortesía

Una empresa que ha logrado consolidarse en la red

Luego de analizar el mercado y encontrar una oportunidad en la creación de páginas Web, administración de contenidos digitales y desarrollo de aplicaciones móviles, Claudio Flores decidió crear la empresa MediaBrain, a través de la cual ofrece soluciones tecnológicas a empresarios y al público en general.

“Gracias a los conocimientos que tenemos, nuestro primer proyecto fue generar la estrategia de publicación de contenidos para una campaña política de un candidato a gobernador del Estado de Veracruz y afortunadamente, desde entonces, hemos crecido a buen ritmo”, explicó Claudio.

Sin embargo uno de sus principales retos ha sido encontrar al personal apto que apoye en las tareas que desarrolla, pues además del conocimiento técnico, deben entender el comportamiento de las redes sociales y estar pendiente de las necesidades del mercado para tomar medidas que beneficien

“Como consultores, además de ser expertos en el manejo de estrategias, también debemos ser hábiles para dar solución inmediata a cualquier problema que pueda presentarse en las redes”, manifiesto el fundador de MediaBrain.

En la actualidad su cartera de clientes incluye algunas dependencias de gobierno, a otras pequeñas y medianas empresas, el outlet de línea de calzado Pappomanía y Porsche de México con quienes trabajan en la realización de realidad aumentada.

Gracias a su profesionalismo, en 2011 la compañía se convirtió en socio de la firma argentina de monitoreo Socialmetrix, sin que eso implique aumentar el costo de sus servicios.

“Trabajar aquí es muy divertido ya que el ambiente es muy relajado, tanto que lo vemos como un hobbie y eso nos ha ayudado a dar mejores resultados. En un futuro queremos internacionalizarnos y llegar a otros países de Estados Unidos y Latinoamérica”, concluyó Claudio.

PERFIL
Empresa: Mediabrain
Fundación: 2010
Empleados: 15
Crecimiento: 50%
Contacto: 3099 7457
www.mediabra.in.com.mx

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo, El Economista