Compromiso que da valor

Foto: Cortesía

Si mantienes buenas prácticas será más fácil que te recomienden

Si bien en el país existe una serie de reconocimientos y premios para las empresas que se preocupan por ser socialmente responsables, no existe una certificación oficial en esta materia. Sin embargo, hay normas y lineamientos que acercan a las diferentes organizaciones a alcanzar esta denominación.

Un ejemplo es la Norma ISO 26000, considerado el documento más completo en el mundo que reúne el mayor número de recomendaciones y explicaciones en torno a las buenas prácticas empresariales.
ahorita en el periódico se pusieron feas las cosas, supuestamente un señor n
“Se debe destacar que el contenido de esta norma no son obligaciones que deba cumplir una empresa, son recomendaciones que lo ayudarán a potenciar su impacto en los ámbitos social y económico”, explicó Gwenaëlle Gerard, directora general de ResponSable.

Detalló que esta norma contiene cerca de 850 recomendaciones divididas en siete categorías: rendición de cuentas, transparencia, comportamiento ético, respeto de los intereses de las partes interesadas, respeto al principio de legalidad, respeto a la normativa internacional de comportamiento y respeto a los derechos humanos.

Aunque muchas de las recomendaciones de esta norma están diseñadas para las empresas grandes, Gerard comentó que el reto y la labor de las pequeñas y medianas empresas (pymes) es tomar estos consejos y adaptarlos a su realidad y posibilidades de trabajo, tomando aquellas que mayores beneficios le puedan reportar según el giro de su negocio.

Toma nota

  1. Si tu producto está respaldado por una reputación de buenas prácticas, es más factible que los clientes te recomienden como una buena empresa.
  2. Ser socialmente responsable le permite a una empresa entrar a nuevas cadenas de valor con clientes que exigen esta característica a su proveedor.
  3. Adaptar los lineamientos del ISO 26000 a tus prácticas cotidianas te puede ayudar a aspirar a los distintivos mexicanos de Responsabilidad Social Empresarial y a mejorar tu operación cotidiana.

CRÉDITO: 
Marisela Delgado