Comparado con los reyes, ¿qué tan rico es Slim?

Foto: Reuters./ elempresario.mx

Más vale ser el Rey de las Telecomunicaciones en México que Príncipe de Liechtenstein, Sultán de Brunei o Rey de Arabia Saudita.

Carlos Slim Helú es 164 veces más rico que la reina Isabel de Inglaterra y 74 veces más que el príncipe Alberto de Mónaco. Comparado con el magnate mexicano, las coronas europeas son miniaturas si de dinero se trata. Los 20,500 millones de dólares acumulados en el 2010 por el dueño de América Móvil bastan para superar la riqueza de todas las casas reales de Europa. Una sola semana como las del 2010 le permiten a Slim rebasar los 200 millones de dólares en los que se tasa el patrimonio personal de la reina Beatriz de Holanda.

La aristocracia de Europa podrá ser la número uno en las revistas del corazón, pero desempeña un papel de reparto en la tragicomedia de las fortunas mundiales. El más acaudalado príncipe europeo es Hans-Adam II de Liechtenstein, que suma un patrimonio de 3,000 millones de billetes verdes, según Forbes. Casi nada comparado con el monarca más rico del orbe, el rey Bhumibol Adulyadej de Tailandia, que posee una fortuna de 30,000 millones de dólares. En el ranking de las fortunas de sangre azul le siguen el Sultán de Brunei, con 25 mil millones y el Rey de Arabia Saudita, con 18 mil millones.

De la riqueza de Slim, 62% radica en su tenencia accionaria de América Móvil, según Kerry A. Dolan, la columnista experta en billonarios de Forbes.

Nadie piensa en él como un monarca de la minería, pero tan sólo el valor de su empresa minera, Frisco, bastaría para superar la suma de las fortunas de las cuatro casas reales más acaudaladas de Europa. Frisco tiene un valor de mercado de 7,900 millones de dólares. Liechtenstein, Mónaco, Inglaterra y Holanda suman 5,150 millones.

El mexicano va camino a convertirse en el primer hombre que alcance una fortuna de 100,000 millones de dólares.

Desde el 2004 a la fecha, su fortuna ha crecido un promedio de 8,585 millones de dólares por año. Por el momento, no hay un contemporáneo que se le compare. Los días de acumulación acelerada de Bill Gates y Warren Buffett acabaron.

Las batallas

A pesar de las batallas actuales de las telecomunicaciones en México, la fortuna de Slim tiene margen para seguir creciendo en América Latina y en otros sectores, como la infraestructura y la extracción de minerales. Su riqueza no ha tocado techo, pero eso no quiere decir que pueda compararse aún a las grandes fortunas de la historia.

John D. Rockefeller fue el primero en rebasar la marca de los mil millones de dólares. Lo hizo en 1916 gracias a su monopolio petrolero, Standard Oil.

En el 2007, The New York Times se dio a la tarea de convertir esa legendaria riqueza a precios actuales. No sólo hizo el ajuste de la inflación, sino que incorporó otros criterios, entre ellos la participación en el PIB de Estados Unidos. Llegó a una astronómica cifra: John D. Rockefeller valdría 663 mil millones de dólares.

Rockefeller ha sido el estadounidense más rico de la historia, pero no es el campeón de todos los tiempos. Ese honor corresponde, según el historiador Niall Ferguson, a los banqueros Rothschild, que en tiempos de Napoleón acumularon una fortuna que ahora valdría cerca de 900 mil millones de dólares.

¿Qué hacer con tanto dinero? Ese es el dilema del señor Slim. Por lo pronto hace más dinero, colecciona arte y se adentra en la filantropía.

[email protected]

CRÉDITO: 
Luis Miguel González