Combatir informalidad, incrementaría el PIB

Archivo/Eleconomista.mx

El próximo gobierno debe ver esto como un reto para crecer: BBVA

El Producto Interno Bruto de México podría crecer entre 1 y 2% más, tan sólo con la reducción de su economía informal, cuya tasa actual representa 29.1% de la población ocupada -aproximadamente, 13.7 millones de personas-, estimó Jorge Sicilia, economista jefe de Grupo BBVA.

Por ello, dijo que el próximo gobierno debe ver este problema como un costo de oportunidad, igual a no abrir a la inversión privada sectores cerrados como el energético, a la excesiva dependencia fiscal de los ingresos petroleros y a no tener más ingresos por impuestos.

Estos costos pueden corregirse si se materializan las reformas estructurales pendientes, como la laboral, la fiscal y la energética, afirmó Sicilia en entrevista.

De las reformas estructurales “posibles”, para el economista de BBVA, la energética es sin duda la más urgente, pues las cuentas fiscales de México todavía dependen en gran medida del petróleo, a pesar de que desde hace mucho tiempo se eliminó la dependencia de las exportaciones petroleras, como aún ocurre en muchos países de la región respecto de otros commodities.

Bajo el actual esquema, “México sigue siendo, potencialmente, vulnerable a un choque externo –que no se va a producir- pero que siempre puede generar altibajos en las cuentas públicas”, advirtió.

Sicilia destacó que el energético es un sector con tecnologías potencialmente muy avanzadas en otros lugares, por ello, se debe fomentar de distintas maneras que esa tecnología llegue a la producción, con el fin de que tenga un efecto beneficioso en la economía, a través de una mayor participación del sector privado.

Ajuste a la alza

Sicilia se refirió a México como un país que en los últimos años ha mostrado un compromiso con la estabilidad fiscal.

"Fue uno de los primeros que en esta dinámica de expansión fiscal, que empezó en el 2009, tomó la decisión de prepararse y volver al equilibrio fiscal. Y esto ha dado sus frutos. Creo que la estabilidad fiscal y macroeconómica son correctas y ahora se trata de cuidarlas, como lo ha hecho en los últimos años”.

En este punto, se le cuestiona sobre un posible cambio en las expectativas de Grupo BBVA sobre México ante la llegada de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República –como virtual Presidente electo-, a lo que respondió: “Obviamente, haremos un posible ajuste, que puede ser a la alza, dependiendo de los programas que se implementen de aquí a los próximos seis años.

"La visión que tenemos de México sobre la capacidad de crecimiento de largo plazo podía ser mayor”.

Aclaró que en el área de estudios económicos de BBVA no tienen ninguna opinión sobre el gabinete que pueda nombrar Peña Nieto.

"Aquí lo importante son las políticas y, en ese sentido, conocemos la visión que tiene.

"Nosotros dependemos de las políticas y de los programas que se implementen en cada país”.

CRÉDITO: 
Ana María Rosas, El Economista