Citycultores, microtendencia que va a la alza

Foto: Shutterstock

Ahorra, fomenta las áreas verdes o genera un negocio sustentable creando un huerto urbano

Cuando piensas en las áreas verdes de la cuidad, seguramente vienen a tu mente los jardines o pocos bosques que aún quedan en el Distrito Federal. Sin embargo, hay una microtendencia que crece cada vez más: los huertos urbanos.

De acuerdo con Zorayda Morales, analista de estudios sindicados en De la Riva Group, los citycultores son personas que viven en las ciudades y que tienen un huerto urbano, un espacio que es algo más que mera decoración; la cosecha de éstos la utilizan para autoconsumo y en, algunas ocasiones, se comercializan los productos.

El estudio Young Green de TNS reveló que la demanda de productos orgánicos crece a una tasa de 20% anual en México y, de acuerdo con las autoridades, la mancha urbana ha desplazado las zonas de cultivo que quedaban en la ciudad de México.

Tú podrías tener un huerto urbano, ayudar a generar oxígeno en la ciudad, tener cultivos que te servirán de autoconsumo, e incluso, tener un negocio de forma muy sustentable.

¿Quieres el tuyo?

La analista de estudios sindicados de De la Riva Group asegura que todas las personas tienen la capacidad de generar zonas verdes que además produzcan cultivos.

La ciudad de México tiene, explica, las características ambientales para lograr que el huerto urbano sea exitoso.

Además hay para todos los bolsillos. Puedes comprar todo lo que necesitas para instalar uno en tu hogar en tiendas departamentales o visitar lugares como, por ejemplo, Xochimilco.

Es necesario que definas un espacio para ubicarlo y considera que requiere de por lo menos cinco horas de luz solar directa y agua.

Dentro de cada citycultor existe una conciencia ecológica, además de que su interés está también ligado a la nutrición: se preocupan por la calidad de comida que llevan a su mesa, explica la analista.

“Los citycultores evitan a toda costa el uso de materiales químicos para el cuidado de los cultivos: administran la cantidad de luz, tierra y agua, principales aliados para una cosecha exitosa”.

En la última década, el modelo de los huertos urbanos resurge en versiones que van desde las más sofisticadas azoteas verdes hasta pequeñas plantaciones, el tamaño depende del espacio del citycultor. Según Morales, si busca tener una azotea, el tiempo promedio que tienes que dedicarle es de dos horas diarias, mientras que un huerto más pequeño requiere de 20 minutos, tres veces a la semana.

La analista asegura que existe un vínculo entre la producción de cultivos y el gusto por la cocina, tener un huerto a la mano les da la oportunidad a los citycultores de cultivar plantas y hierbas que utilizan frecuentemente en su alimentación y que quizá no son tan fáciles de encontrar frescas en el súper o el mercado.

“La salud y la calidad en la alimentación son algunos de los beneficios, mientras que el factor sorpresa es que la cartera de los citycultores también gana por dos razones: generan una fuente de ingreso extra al vender sus productos y al consumir lo que producen, disminuyen el gasto que realizarían en la compra de esos productos”.

Las personas que forman esta microtendencia son transformadoras de espacios, convierten un patio en un huerto urbano; aprovechan y embellecen los espacios olvidados para restablecer contacto con la naturaleza. Además de cultivar sus propios alimentos y utilizar nuevas técnicas de reciclaje, ayuda a disminuir la huella ecológica, según Zayda Morales.

El top

¿Qué alimentos se pueden cultivar?

  • Albahaca
  • Jitomate
  • Romero
  • Hierbabuena
  • Orégano

En números

  • 9 pesos es el precio del gramo de semilla de albahaca
  • 59.21 pesos es el costo del semillero de 200 cavidades
  • 27 pesos es el precio del saco de perlita (mineral especial para la siembra de semillas
  • 17 pesos es el costo de la bolsa de peat moss (musgo especial para la siembra de semillas)

[email protected]

CRÉDITO: 
Sonia Soto Maya, El Economista