Certificación al alcance de tu empresa

Foto: Especial

Las compañías demoran hasta seis meses en modificar sus operaciones

Trascender la filantropía y las acciones de voluntariado, debe ser uno de los principales objetivos de las empresas en la actualidad, pues de acuerdo con Rafael Estrada, coach de la Fundación Lobbying Social, los dueños de cualquier tipo de negocio, son el principal agente de cambio de la sociedad, pero deben modificar sus operaciones internas.

“Los empresarios son el prototipo a seguir de muchos jóvenes universitarios y pueden ser el agente de cambio de la sociedad sin importar su modelo de negocio, ni su tamaño, pues para lograrlo no hacen falta grandes acciones como crear programas de reforestación o voluntariado”, aseguró Estrada.

Sin embargo, en México sólo 80 compañías aplican en sus operaciones el Programa Mundial de Reporte Voluntario de Emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI) y menos de 40 firmas componen el índice de sustentabilidad de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Por esta razón, y para apoyar a los empresarios que desean hacer sus operaciones sustentables y sostenibles a futuro, la Fundación Lobbying Social ofrece una certificación para instituciones públicas, privadas y sociales, basada en parámetros del Pacto Mundial de las Naciones Unidas (U.N. Global Compact, por sus siglas en inglés) y en la norma ISO 26000.

“La certificación implica intervenir, entrenar y acompañar a los empresarios en la transformación de las condiciones de vida de sus organizaciones para que alcancen sus metas y objetivos estratégicos en materia de sustentabilidad y sostenibilidad”, detalló Rafael Estrada.

El tiempo de adopción de esta certificación va de tres a seis meses, dependiendo del tipo de acciones que se quieran ejecutar al interior de una organización y del avance que tengan en el desarrollo de las mismas.

Algunos de los indicadores que se pueden alcanzar a través de esta certificación son políticas de cultura física entre los empleados, seguridad de los espacios de trabajo, mejores políticas de contratación y prácticas anticontaminantes, entre otras.

“De esta manera formamos empresas sustentables y sostenibles, que por ende serán compañías responsables, con tareas filantrópicas y buen ejemplo para otras corporaciones”, explicó el fundador de Lobbying Social.

El costo de la certificación varía de acuerdo a los avances que cada compañía muestre al momento de solicitar el apoyo de la institución y las acciones o causas sociales que pretendan integrar a su filosofía empresarial.

[email protected]

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo