Arranca dictamen de reforma laboral

Alberto Espinosa, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana / Foto: EE

Empresarios y sindicatos demandan 34 cambios en la iniciativa

Con una lista de al menos 34 cambios que demandan empresarios y sindicatos, el Senado de la República arranca la dictaminación de la reforma laboral.

Temas como outsourcing, pago por hora, salarios caídos y nuevas formas de contratación son los temas de choque entre ambos sectores.

Los integrantes de las comisiones de Trabajo y Estudios Legislativos comenzarán esta semana cinco días de dictaminación y esperan que a más tardar el 28 de octubre la reforma laboral sea votada por el pleno del Senado.

El bloque PAN-PRD, que pretenden modificar la minuta para insertar temas de transparencia y democracia sindical, apenas suma 61 votos de sus senadores, lo que les impide lograr la mayoría (65) para conseguir su objetivo. El bloque PRI-PVEM, que está en contra del tema, tiene los mismos 61 votos, más la eventual suma de la senadora Mónica Arriola (Nueva Alianza).

Por ello, se espera que la votación del pleno sea cerrada y la diferencia la harían los cinco senadores del PT, que encabeza Manuel Bartlett, y el voto de la senadora Layda Sansores (MC).

La demanda mayor del Consejo Coordinador Empresarial al Senado es que modifique el régimen de subcontratación laboral y se inserten los temas de democracia y sindical.

Precisamente es el tema que confronta a los sindicatos. Mientras los sindicatos considerados brazos del PRI (CTM y el Congreso del Trabajo) afirman que sería una violación al Artículo 123 constitucional la inserción de esos temas, otras agrupaciones ligadas a la izquierda o independientes, como los mineros, electricistas, telefonistas y universitarios agrupados en la Unión Nacional de Trabajadores, consideran que la minuta laboral debe ser modificada en los artículos 327, 364, 365, 371, 373, 391, 424 y 931 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) para temas como la restauración del voto libre, directo y secreto en la elección sindical; transparencia en los contratos colectivos y rendición de cuentas sobre las cuotas obreras, entre otros.

En contraste, ambos sectores sindicales van juntos en la demanda de rechazo a temas como outsourcing, pago por hora, salarios caídos limitado a 12 meses, contratación a prueba y nuevas modalidades de despido que se contemplan en las reformas a los artículos 15, 25, 39, 47, 48 y 83 de la LFT.

Donde el sector obrero y el de los empresarios prácticamente han coincidido en celebrar la reforma son en temas como prohibición de examen de gravidez para ser contratado, impedimento del despido por embarazo, incremento en la indemnización de muerte por accidente de trabajo de 730 a 5,000 días de salario mínimo, así como la garantía igualdad, no discriminación, hostigamiento o acoso sexual en el trabajo y la prohibición del trabajo a menores de 19 años.

[email protected]

CRÉDITO: 
Jorge Monroy, El Economista