Apuestan por la innovación en empaques

Foto: Cortesía

Abren centro de diseño en Nuevo León

Monterrey, NL. Con una inversión superior a 45 millones de pesos, fue inaugurado el Centro de Innovación en Diseño de Empaque ABRE, de la Universidad de Monterrey, dentro del Parque de Investigación e Innovación Tecnológica, que basará sus investigaciones en la innovación de desarrollo de empaques certificados a nivel mundial, con un alto grado de sustentabilidad y mayor resistencia.

Así lo aseguró el rector de la Universidad de Monterrey (Udem), Antonio Dieck Assad, quien agregó que se están atendiendo proyectos de aproximadamente 25 empresas a través del centro, el cual dispone de laboratorios de diseño y optimización, análisis de materiales, prototipos y simulación de transporte.

“La extensión total del centro es de 5,000 metros cuadrados, de los cuales 1,500 metros son de edificación. Se requirió una inversión cercana a 45 millones de pesos, incluido el equipamiento con recursos de Fondo Mixto Conacyt-Gobierno del Estado y la Udem”, enfatizó.

Las tareas

Entre las actividades que se desarrollarán en las instalaciones se encuentran investigación, desarrollo e innovación, de acuerdo con las necesidades de la empresa y las dependencias de gobierno, consultoría de empaque, pruebas de laboratorio y certificación, educación continua y capacitación.

La Udem ha establecido vínculos con instituciones internacionales de la industria del empaque, como son: la International Safe Transit Association; la International Association of Packaging Research Institutes; la Universidad Politécnica de Valencia; el Instituto Tecnológico de Empaque Transporte y Logística, y la Escuela de Empaque de Michigan State University.

Actualmente, la Udem está destinando entre 15 y 20 millones de pesos a diversos programas de investigación e innovación, cifra que representa entre 6 y 7% de su presupuesto total.

Dionisio Garza, presidente del Consejo de la Udem,destacó que el inicio de operaciones incrementará la competitividad de las empresas exportadoras.

[email protected]

CRÉDITO: 
Armando Torres, El Economista