Fortalece tu firma y gana clientes con la RSE

Foto: Especial

Disminuir el impacto ecológico de tu compañía mejorará su imagen

En los últimos tiempos se ha incorporado al debate público y empresarial la necesidad de que las compañías se comprometan con el crecimiento social, paralelamente a su desarrollo comercial. De ahí surge un concepto fundamental: la Responsabilidad Social Empresarial (RSE). ¿Qué significa?, ¿cuál es su trascendencia en la vida de las firmas?

Son cuestiones recurrentes en la mente de los empresarios, especialmente si hablamos de los involucrados en negocios pequeños y medianos. ¿Cómo responderlas? La Responsabilidad Social Empresarial básicamente se refiere a la implementación de prácticas que hagan más sana la actividad productiva: desde fomentar un mejor uso de los recursos, apoyar causas sociales y altruistas, hasta procurar el medio ambiente, garantizar atmósferas laborales armónicas y atender con eficiencia a los clientes.

“Hablamos de sustentabilidad , que implica lograr empatía con los grupos de interés para el negocio, a través de lograr un balance entre lo económico, ambiental y social, siempre pensando en generar valor para el negocio y los involucrados en el crecimiento de la empresa”, explica Jesús González, de socio de gestión de riesgo, gobierno corporativo y sustentabilidad de KPMG.

Cuando una pequeña y mediana empresa (pyme) decide ser sustentable, lo primero que debe analizar es el beneficio que puede tener al emprender cualquier acción de carácter filantrópico, social, ambiental o económico de manera directa en el negocio. Para lograrlo, el primer será tomar en cuenta las tendencias actuales de consumo.

En este sentido, el reporte de Deloitte llamado “El Consumidor en 2020” destaca la promoción del consumo sustentable, afirmando que ya es visible la transformación de los usuarios, que cada vez participan más activamente en la creación de una economía sustentable.

Y se espera que para los próximos diez años más consumidores manifiesten un comportamiento sustentable en sus vidas, lo que significará ejecutar acciones como reciclar rutinariamente o buscar productos sustentables para la subsistencia diaria, exigiendo esta filosofía en los artículos y servicios que compre, por lo que las empresas dispuestas a sobrevivir deberán adoptar este estilo.

La ética es prioridad

De acuerdo con Elías Bistre, académico de la Universidad Anáhuac, la RSE se puede definir de un modo muy simple: “es una manera de hacer negocios, definida por comportarse éticamente: ser decente”.

Se trata de una característica de gran interés para los negocios modernos, según la consultora Deloitte que en su Agenda Empresarial 2012 lo señala como el cuarto punto de mayor importancia para las compañías: el valor de la ética en los negocios, eje rector de la existencia comercial de las empresas en el mercado.

“Las organizaciones que logran implementar sistemas integrales de ética disminuyen los riesgos asociados a estas conductas inapropiadas y están en una posición estratégica frente a sus competidores, al prevenir, detectar y remediar comportamientos y situaciones que afectan al capital humano y financiero de las empresas” afirma este documento.

Bistre subrayó que bajo esta óptica, se trata de una característica que no solamente es fácil de adaptar sino que debería ser inherente a la forma de trabajo de las empresas. En el caso de las pymes, afirmó que se trata de negocios con cierto grado de avance en RSE, sobretodo en la consolidación de una relación ética con las autoridades y sus clientes, pues dependen de esto para crecer.

“Cada vez más empresarios toman en cuenta la idea de hacer negocios ‘holísticos’, es decir, no se deben enfocar solamente a cumplir con el cliente; empieza a ser evidente para las empresas que un negocio sólido lo es en los demás aspectos de la responsabilidad social y no solamente en el cliente”, dijo.

Consejos útiles

Te compartimos algunas acciones que puedes tomar en cuenta para iniciar tu camino hacia la sustentabilidad:

  • Analizar a los actores de interés. Definir a qué te dedicas, a quién llega tu producto o servicio, el valor social de tu negocio y sobre estas define qué clase de acciones puedes implementar que realmente podrían beneficiarte. Ya sea que quieras apoyar alguna fundación o reducir el impacto ambiental de tu oficina, la clave es que se alinee con los valores de tu empresa.
  • Contar con un comité. Contar con gente en tu organización comprometida a darle seguimiento periódico a la estrategia de responsabilidad social de tu negocio y dispuesta a ajustarla conforme sea necesario.
  • Buscar la autorregulación. documenta la operación de tu empresa y las acciones de gobierno que llevas a cabo, esto te permitirá tener protocolos de dirección, toma de decisiones, etc.
  • Reglas escritas. la documentación también te permitirá contar con manuales de operación y políticas específicas de responsabilidad social que dicten como convivir con los proveedores, cómo debe ser el trato, compromisos con los colaboradores y a qué se compromete la empresa, entre otros aspectos.

DAR CLIC PARA VER IMAGEN

[email protected]

CRÉDITO: 
Marisela Delgado