Año prometedor para las pymes en España

Foto EE: Archivo

El optimismo gracias a la mejoría de los principales indicadores macroeconómicos marca las expectativas para las pymes durante 2015, según algunas de las figuras clave del mundo empresarial español. Un aumento del consumo interno, sumado a la creación de empleo y a las reformas estructurales, hará que las pequeñas compañías afronten el nuevo año con mejores números que los precedentes marcados por la crisis.

La profesionalización de los negocios familiares y una visión global, en la que la exportación cumple un papel fundamental, son algunos de los retos principales que marcan los directivos para un ejercicio en el que se espera confirmar la senda del crecimiento y la recuperación económica. Así, las pequeñas y medianas empresas (pymes), que han tenido que rediseñarse durante los últimos años para fortalecer su estructura interna y reinventarse, se encontrarán un panorama en el que mejora la financiación y el apoyo institucional es cada día mayor.

Aun así los directivos se muestran prudentes y, aunque confían en un mejor año para las pymes, son conscientes de que las condiciones para algunas compañías no son aún las más propicias. Las inversiones no han despegado todavía y la morosidad es la asignatura pendiente.

Tomás Morín, director de empresas y pymes de Santander España

"Hay motivos para el optimismo: Banco Santander considera que 2015 va a ser el año de la consolidación del crecimiento del crédito a las pymes, proceso que ya hemos iniciado en 2014".

Hay motivos para el optimismo. Las empresas que han superado la crisis tienen estructuras de costes ajustadas y son más competitivas. Los bajos tipos de interés les van a permitir afrontar inversiones que hasta ahora no contemplaban y que son necesarias para renovar sus instalaciones y aumentar su productividad.

La entidad está preparado para acompañar ese crecimiento. Las pymes constituyen un segmento estratégico para nosotros y, por eso, hemos desarrollado una oferta de valor específica, Santander Advance, que da respuesta no sólo a la necesidad de financiación, sino también a otros aspectos que consideran relevantes y que necesitan para su expansión: apoyo en la formación, en la internacionalización y en el empleo.

Raúl Grijalba, presidente ejecutivo de ManpowerGroup en España

"En 2015 se crearán 250.000 empleos netos: En los últimos datos extraídos de nuestro Índice Laboral ManpowerGroup, constatamos un aumento de la contratación indefinida, en perfiles de mayor cualificación, en jornadas completas y en su mayoría en el sector industrial, especialmente en alimentación y bebidas, material de transporte, textil e industria química y farmacéutica, y en servicios, concretamente en hostelería, sanidad y comercio".

Esto pone de manifiesto una consolidación de la mejora del mercado laboral, que acabará con un saldo positivo en la creación de empleo neto en 2014. Siempre que las economías europeas mantengan crecimiento del PIB, en 2015 podemos hablar de la creación de en torno a 250.000 empleos netos. Esta tendencia se reflejará en las pymes, que son un motor de la economía.

Principalmente, se producirá en las medianas empresas con estructuras ágiles y flexibles, más vinculadas a la exportación y que impulsan una transformación y adaptación a las nuevas demandas del mercado, combinando la atracción y desarrollo de talento con la tecnología.

José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España

"Internacionalizarse para construir marca: Resulta obvio decir que el principal reto para las pymes en 2015 es su propia supervivencia y progreso. Pero me interesa acentuar un aspecto primordial dentro de ello. Me refiero a la internacionalización necesaria y no a cualquiera, sino a un proceso de calidad que es la internacionalización con marca. Ése es su gran objetivo al que acompaña la competitividad, con la que se relaciona y que se une, a su vez, a la formación, a la innovación y al aumento de su tamaño".<"blockquote>

Creo que la mentalidad y la actitud de las pymes de nuestro país ha cambiado, sustancialmente, a consecuencia de la crisis que estamos atravesando. De una anterior posición que no consideraba esencial la internacionalización y pasaba de ella como proceso de adaptación a la globalización, se ha llegado actualmente a considerarla como una necesidad indiscutible. Esto constituye una oportunidad y la nueva Cámara de Comercio de España hará los máximos esfuerzos para facilitar ese proceso a las pymes, circunstancia que, siendo difícil, debe realizarse indudablemente.

La novedosa configuración de la Cámara de España aglutina los principales actores de la economía española, integrando una red cameral potente de 88 cámaras de comercio, industria, servicios y navegación de España y 38 cámaras de comercio españolas en el exterior. Además, esta alianza público-privada con las Administraciones Públicas competentes ofrece, en esta línea de actuación, una gran esperanza de colaboración a las pymes y, por tanto, de servicio a nuestro país.

Contenido de la

acv

CRÉDITO: 
Expansión España / RIPE