Adultos mayores, con potencial emprendedor

Foto: Especial

Son personas con valores, experiencia, recursos y ganas de aprender

Sí se puede. Iniciar un negocio, desarrollar una idea, cumplir un sueño, sí es posible. El camino es difícil, como para cualquier emprendedor, pero las ganas y la experiencia de vida son más cuando un adulto mayor toma la decisión de emprender, coinciden expertos.

En México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la población de más de 60 años está creciendo a tasas de 20% cada cinco años, con una esperanza de vida que va en aumento (actualmente, es de 74 años); además, las personas en edad de jubilarse cuentan con ahorros y energías para seguir trabajando.

Los adultos mayores, como emprendedores, muestran mucho entusiasmo y energía. Pero no todo es color de rosa: el miedo a no poder hacer las cosas está latente, un claro ejemplo es el uso de las nuevas tecnologías (computadoras)”, explicó el Instituto para la Atención de los Adultos Mayores (IAAM) en el Distrito Federal, un organismo que incentiva a este sector de la población para que tenga una visión clara del futuro, a hacer planes a largo plazo y a trabajar para cumplir sus objetivos.

El IAAM tiene como objetivo fomentar una nueva cultura de la vejez en la sociedad, en la cual los adultos mayores sean considerados como personas sociales y económicamente activas.

“Los individuos más longevos son los que más activos se encuentran, con excesivas ganas de seguir aportando a su comunidad y tiempo”, expresaron voceros del Instituto durante entrevista.

Desde hace tres años, el Instituto basa sus programas en tres fases: compartir, aprender y transformar. Esta última parte es la del emprendimiento, es decir, los incentiva a actuar para poder cambiar su realidad.

Dan acompañamiento

La incubadora de negocios Imaginarium, que inició en el 2008, no dejó de lado al público adulto para despertar en ellos su vocación emprendedora, actualmente, de los 70 proyectos con los que trabaja, 50% ya inició operaciones y al menos cuatro de ellos son de personas mayores de 60 años.

“Trabajamos con ellos sobre sus dones y talentos para ver cuáles son los giros en los que pueden emprender. Ya estamos en pláticas con el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) y con la delegación Benito Juárez para dar charlas gratuitas donde se les explique qué es y cómo se usa la computadora, qué es un business plan y cómo pueden comenzar un negocio”, comentó Edna Carbajal de Fernández, directora administrativa y operativa de la incubadora Imaginarium.

Dicha institución promueve la filosofía de empresas incluyentes entre su red de negocios para colocar a los afiliados del Inapam en puestos de trabajo estables y formales.

La especialista invitó a los adultos mayores que quieran darse la oportunidad de despertar su espíritu emprendedor a que se capaciten, se acerquen a expertos y estén abiertos al cambio “porque emprender es caerse y levantarse”, comentó.

Inversionistas conservadores

Existe otro perfil de emprendedores, puntualiza el especialista en negocios, Ángel Méndez, académico de la Universidad La Salle: los adultos mayores que quieren descansar, pero que desean seguir haciendo crecer sus ahorros.

“Estas personas son muy cuidadosas en sus gastos, para que su capital no sufra ningún tipo de riesgo. Buscan llevar un ritmo de vida mucho más tranquilo, que les permita descansar. Se trata de adultos que pasaron largo tiempo de su vida trabajando y que desafortunadamente ya no tienen las ganas de un joven para empezar su negocio”, explica Méndez.

“Emprender requiere dinamismo, y no quiero decir que la gente mayor no lo tenga”, aclara el académico, sino que “las personas adultas deberían convertirse en inversionistas y mentores y asociarse con alguien más que lleve la operación diaria de la empresa”.

Méndez consideró que, más allá de tenerle miedo a las tecnologías de la información, los emprendedores mayores deben verlas como una herramienta que les facilite el acceso y operación del negocio desde su hogar, hacer transacciones, entablar relaciones con clientes y proveedores y administrar el negocio de manera fácil.

[email protected]

CRÉDITO: 
Samantha Álvarez