Adoptar software, desafío para las pymes

Foto: Archivo/Eleconomista.mx

Migrar a la e-factura permitirá enfocarse en los negocios: Aspel

A unas semanas de que se cumpla el plazo para la eliminación de los comprobantes preimpresos, quedan en el país más de 100,000 empresarios que aún no están listos para migrar a la facturación digital, según datos del Sistema de Administración Tributaria (SAT) respecto de los contribuyentes que aún no han tramitado la Firma Electrónica Avanzada (Fiel). Esto se debe a que los empresarios aún ven en la adopción de la nueva tecnología un desafío que requiere fuertes inversiones de tiempo y dinero para convivir con el nuevo esquema de facturación.

Sin embargo, en el marco del Foro Factura Digital, Gilberto Sánchez Vázquez, director general de Aspel de México, dijo a los empresarios que esta transición no debería representar un conflicto para su operación, pues en esencia el proceso de venta y facturación que siguen actualmente será el mismo.

“El único paso del proceso que sufre cambios es la emisión de la factura, ya que el comprobante ahora es digital, esto significa que al procesar la transacción en sus sistemas contables se envía a un Proveedor Autorizado de Certificaciones o a los servidores del SAT para que lo devuelvan con sello y folio, para que pueda ser entregado al cliente”, explicó.

Agregó que con la tecnología correcta para cada negocio, este proceso se llevará a cabo en milisegundos, lo cual en realidad hará más sencilla la labor de los encargados de la contabilidad.

Asimismo, les recordó a los empresarios que el esquema de facturación electrónica, además de ser obligatorio, le reportará beneficios importantes a su negocio, como la aceleración de la elaboración y recepción de facturas, eliminación de costos de mensajería, acortar los tiempos de pago y automatizar la contabilidad.

Tecnología a la medida

Si bien la migración a factura digital exigirá a los empresarios adoptar tecnología, deben estar conscientes de que no se trata de un salto mortal en términos de aprendizaje ni de inversión, pues actualmente existen en el mercado soluciones a costos accesibles para microempresas e incluso para profesionistas independientes.

Como explicó Gilberto Sánchez Vázquez, muchas de las pequeñas empresas del país tienen requerimientos mínimos, es decir, sólo necesitan contar con el software o, en el caso de mayor inversión, adquirir equipo, por lo que deben ver el cambio hacia la factura electrónica en esos términos, esto significa que los empresarios no deben caer en una inversión excesiva, pues de implementar un sistema demasiado grande, como puede ser una solución de Enterprise Resources Planning (ERP), no lo aprovecharían del todo.

Detalló que en el catálogo de soluciones de la empresa que dirige hay software administrativo disponible en el modelo de renta por usuario, cuyo precio inicial puede ser de 399 pesos mensuales, así como programas básicos para personas físicas con precio de renta de 69 pesos al mes.

En este punto, destacó que los empresarios tienen la tarea de volverse creativos en su manera de utilizar el software e invertir en él, pues es común que haya temporadas en las que las empresas requieren a menos usuarios habilitados para determinadas soluciones y pueden mantener un sistema comprado todo el año y sólo aumentar usuarios en las temporadas altas de trabajo.

Afirmó que hoy en día las compañías desarrolladoras de software ven como prioridad la creación de soluciones fáciles de usar, instalar y que permitan capacitar rápidamente al personal contable, pues quienes se ven beneficiados son ellos y no las áreas de tecnología de las empresas.

“En las pymes, la decisión de compra la toma generalmente el director o el dueño de la empresa, por eso nos enfocamos en que nuestros sistemas sean amigables para el usuario final”, finalizó el Director General de Aspel.

[email protected]

CRÉDITO: 
Marisela Delgado