Actividad turística a la baja por Don Goyo

Archivo/Eleconomista.mx

De elevarse la alerta, la caída económica sería del 100 por ciento

Puebla, Pue. la actividad turística en las comunidades aledañas al volcán Popocatépetl podría caer hasta 100%, debido a que se restringió la zona tras elevarse el nivel del semáforo amarillo de fase dos a tres.

En los municipios de San Nicolás de los Ranchos y Huejotzingo es donde se concentra dicho segmento, ya que hay alrededor de 50 cabañas –cada una con espacio hasta para ocho personas- y más de 10 restaurantes pequeños que dependen de la llegada de visitantes.

Propietarios y autoridades municipales están conscientes de que habrá afectaciones económicas, como sucedió hace más de un año, cuando el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) tuvo durante 137 días el semáforo amarillo en fase tres, del 16 de abril al 1 de septiembre.

Atados de manos

La representante de Villas Santa Clara, con ocho cabañas, localizadas en San Nicolás de los Ranchos, Esbeider Chuck, comentó que hay preocupación de que por segundo año consecutivo se presente esta alerta volcánica, pues no lograron rentar alguna en aquella ocasión.

Refirió que luego de poco más de cuatro meses de no tener servicio, tardaron otros dos meses en volverse a recuperar en los alquileres de villas, las cuales tuvieron que poner a 50% de descuento en el periodo no vacacional.

Dijo que, paradójicamente, cuando se presentó la alerta volcánica en el 2012, los turistas buscaban hospedaje; sin embargo, el radio de seguridad de 12 kilómetros no permitió que se acercaran.

El alcalde de San Nicolás, Victoriano Meléndez de la Rosa, mencionó que Santiago Xalitzintla es la zona más cercana al volcán, donde la alarma repercute en dejar de tener visitantes, pues si bien no tienen cabañas, sí cuenta con una excelente vista al coloso.

Turismo extranjero, su motor

En el caso de Buena Vista Villa Turística, donde se venden espacios para construir cabañas, también registró una baja de 50% en visitantes. Esta zona -mencionó-es muy visitada por turistas extranjeros, sobre todo italianos, quienes incluso han comprado cabañas.

[email protected]

CRÉDITO: 
Miguel Hernández, El Economista