Video: la importancia de ser un líder

Foto: Hugo Salazar./ elempresario.mx

Cápsula de la conferencia magistral de Enrique Gómez Gordillo

Pronunciada el 17 de noviembre de 2010

Para que una empresa salga adelante, se desarrolle y crezca, no basta con dirigirla: es necesario tener un líder que ejerza, que motive y dé sentido a la continuidad a trabajadores, socios, proveedores e inversionistas. No es lo mismo dirigir que liderar, de hecho son términos muy lejanos en el terreno de las empresas.

Si el director desea que su negocio progrese, debe empezar por superar la barrera de dirigir para convertirse en un líder. Para el especialista en mercadotecnia Enrique Gómez Gordillo, la diferencia entre estos términos radica en las formas y las emociones.

“Dirigir es una acción que coordina, que ordena, que se realiza por justificación racional; en cambio, liderar implica una alta emoción, tiene flexibilidad, mantiene la unidad, ejerce el poder en favor de los motivos de la organización y hace partícipes a los miembros de trabajo”, indicó el egresado de la Universidad Anáhuac en la conferencia magistral: "Nueve lecciones de liderazgo y motivación para dueños de MiPymes".

Así, al líder lo distinguen una serie de cualidades que lo diferencian de los directores comunes. Debe mostrar un comportamiento ejemplar, instinto, creatividad, visión para innovar en el futuro, audacia y actitud.

“Debe tener estas características, pero también necesita tener disposición al liderazgo, no tener miedo o, en una palabra: creérsela”, indicó Gómez Gordillo.

Añadió: "Aunque la distinción principal o la clave del líder se identifica en los tiempos de crisis, cuando las cosas están en su peor momento y él conoce la salida para redefinir el futuro”, aseguró el consultor, que cuenta con 25 años de experiencia.

Los 9 puntos del líder

1. Desafiar los procesos. Retar las reglas de la industria, ser diferente, no temer a destacar y contar con alto grado de creatividad para satisfacer al cliente.

2. Construir una nueva visión del futuro. No crecer con enemigos, sino volverlos socios y ajustar las necesidades y capacidades del negocio.

3. Capacitar. Tener una forma clara de entrenamiento de entrenamiento.

4. Motivar. Exigir y ofrecer respeto a los seguidores.

5. Predicar con el ejemplo.

6. Ofrecer a la gente lo que quiere, no lo que necesita.

7. Hacer partícipes a los trabajadores. Diseñar sentimientos de logro.

8. Involucrar al equipo. Propiciar el sentimiento de pertenencia.

9. Tener la respuesta a: ¿qué ganó yo con esto? Saber hacia dónde se dirige la empresa.

[email protected]

CRÉDITO: 
Edgar Sánchez Sandoval