Sr Pago invierte 500,000 dólares en nuevos lectores

La nueva terminal PIN Pad incorpora un teclado físico. Foto: Cortesía

Permitir que las micro, pequeñas y medianas empresas mexicanas reciban pago con tarjeta de crédito o débito es uno de los principales objetivos de Sr Pago, terminal móvil.

Para continuar con su objetivo la empresa invirtió 500,000 dólares en el primer lote de lectores PIN Pad, un nuevo lector con teclado físico que brinda mayor seguridad.

“Así, en lugar de que el cliente firme en el celular, como antes se hacía, ahora ingresa el NIP con el que retirar en el cajero y con ello la transacción es completamente segura”, mencionó José Luis Merino, director de Operaciones de Sr Pago.

El lector salió al mercado a inicio marzo y, al igual que en el tradicional, pueden hacerse cobros con tarjeta de crédito, débito, vales y contactless, donde sólo se aproxima el plástico a la terminal.

“Si bien, los lectores de generación anterior tenían todos los parámetros de seguridad para lectura de chip y de banda, esta incorporación del teclado físico blinda completamente las transacciones”, porque no se quedan las huellas digitales impregnadas en la pantalla del celular.

Por cada transacción Sr Pago cobra 3.6% de comisión más IVA, y se calcula que colocar 20,000 dispositivos Pin Pad en los próximos meses, para llegar al cierre del año con 40,000 positivo en el mercado.

Actualmente son cerca de 65,000 comercios en México los que cuentan con la tecnología de Sr Pago.

Todo en uno

La innovación tecnológica de Sr Pago no sólo queda ahí, a inicios de junio lanzará una terminal todo en uno, llamado All in one, que “a diferencia de los lectores tradicionales, que requieren un celular como dispositivo, esta terminal incorporará todo en uno, de tal manera que los comercios solamente tendrán una especie de teléfono Android para hacer transacciones”.

También contará con datos ilimitados, de esta forma no se requiere de wifi, con ello también se facilitan los cobros con servicio a domicilio, porque incorpora totalmente el servicio de transmisión de datos.

Con ello, busca ser uno de los principales competidores de Clip, que acaba de lanzar la terminal Clip Pro, que ofrece los mismos servicios. All in one también tendrá datos ilimitados y no requerirá wifi.

“Con esto damos una oferta para todo tipo de comercios, para los que están empezando está el PIN Pad y para comercios más complejos, que necesitan tecnología más robusta está la solución All in one”.

La empresa ha duplicado la base de clientes año con año y crecido a tres dígitos en temas de facturación. “Este año, pretendemos continuar con la tendencia, duplicar nuestra base de datos y seguir creciendo en temas de facturación”.

CoDi

Al respecto de la llegada del Código Digital (CoDi), Merino dice que ve una gran oportunidad, tanto para Sr Pago como para la población en general porque ayuda a digitalizar los pagos que se hacen con efectivo.

“Todo este sistema de pago entre uno y 8,000 pesos, que actualmente personas que tienen tarjeta de crédito, pero prefieren pagar en efectivo, lo vemos como una oportunidad de negocio importante para que la gente se vaya sensibilizando y acostumbrando cada vez más al temas de pagos digitales”.

Precisa que este mercado que va a hacer uso de CoDi, “en cualquier momento puede brincar a otro tipo de pagos para servicios como el de Sr Pago que usa otro método”.

Además, Sr Pgo añadirá CoDi a la plataforma, por medio de la cual se podrán hacer cobros por medio de Código QR. Te damos la facilidad de que puedas operar el CoDi de tu banco desde nuestra app y no nada más eso también los QR de los diferentes wallets con lo que vayamos haciendo alianzas para que puedas recibir prácticamente cualquier método de pago.

Asimismo, Sr Pago acepta pagos en efectivo por medio de la aplicación generando un talón de pago y generar referencias de este tipo las que se envía a los clientes y éste paga en los 25 mil puntos de venta en todo el país.

En la edición impresa del 29 de mayo, el texto dice Only One y el nombre correcto es All in one.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario