Sólo 6% de pymes se protege de ciberataques

Los ataques cibernéticos en México representan un costo de 8,000 mdd. Foto: Especial

En un mundo donde la digitalización ya es necesaria; tener la información resguardada ante ciberataques es un punto que no puede faltar. Tan sólo en México se calcula que los ataques cibernéticos representan un costo de 8,000 millones de dólares y únicamente 6% las pequeñas y medianas empresas tienen infraestructura adecuada para protegerse de ataques informáticos.

Ante este panorama, se presentóla cuarta edición de Infosecurity Mexico 2019, evento que muestra las tendencias y soluciones para proteger datos informáticos, que se llevará a cabo el 22 y 23 de mayo en el Centro Citibanamex, en la Ciudad de México.

Al respecto, Juan Manuel Rodríguez Ospina, show director de Infosecurity Mexico dijo: “es un evento con el que contribuimos a la difusión de la cultura y el conocimiento de la ciberseguridad en el país, en un entorno en el que la información y los datos están cada vez más comprometidos; de hecho, somos el país con el mayor número de ataques tipo pishing”.

Durante el anuncio del evento, también se presentó Erika Mata Sánchez, CISO de BBVA Bancomer, quien presentó un panorama del papel de las mujeres en las TI, específicamente en el terreno de la ciberseguridad e hizo referencia a que asociaciones como ISACA (Information Systems Audit and Control Association - Asociación de Auditoría y Control de Sistemas de Información) han implementado programas como “She Leads Tech”, con el cual buscan promover la participación femenina en roles de liderazgo en el campo de las tecnologías de la información.

“El panorama que vemos es que para el 2021 habrá un déficit mundial de 3.5 millones de profesionales en posiciones de ciberseguridad, un campo en el que las mujeres hemos llegado a ocupar solo el veinte por ciento de puestos, aunque esto representa un crecimiento, ya que entre el 2013 y el 2015 no alcanzábamos ni el diez por ciento. En el sector financiero solo hay un ocho por ciento de mujeres dedicadas a la ciberseguridad, por ello hace falta que impulsemos la participación femenina en ese campo en todas las especialidades, desde la parte técnica, hasta la de estrategia”, señaló la representante de BBVA Bancomer.

Por su parte Roberto Hernández, presidente de ISACA, Capítulo México, presentó un panorama de la ciberseguridad en el mundo y en el país, y destacó que se trata de un tema muy amplio que se relaciona con asuntos técnicos, organizacionales y de política.

“Esto lo corroboramos debido a que organizaciones como la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), comprometida con la promoción de la conexión en el mundo, ha demostrado que para establecer políticas adecuadas de ciberprotección, los países deben considerar aspectos legales, deben evaluar las condiciones técnicas para saber qué tan preparados están para prevenir y detener ataques, tienen que coordinar sus diferentes organismos, dedicarse a formar profesionales en este tema, e incrementar la cooperación con otros países”.

Hernández, representante del organismo especializado en auditorías de ciberseguridad, expresó que México se ubica entre los diez o doce primeros países más atacados en el mundo, “y aunque no es fácil obtener datos que confirmen esa posición, lo cierto es que tenemos un nivel mediano de protección. Asimismo, de acuerdo con estudios propios, hemos hallado que existe un déficit global de profesionales en ese tema. De hecho, las empresas que hemos encuestado indican que tienen más de un 50 por ciento de posiciones sin llenar, y tardan más de seis meses en poder ocuparlas”.

Para finalizar, se presentó Pierre-Claude Blaise, director general de la Asociación Mexicana de Venta Online quien presentó un panorama de la seguridad en el comercio electrónico, en donde destacó que el e-commerce en nuestro país muestra un crecimiento constante, y de hecho alcanzó 204 millones de transacciones con tarjeta de crédito entre enero y septiembre del año anterior. Blaise destacó que de ese número, la Profeco solo recibió mil 500 quejas, “lo que muestra que existe un alto nivel de seguridad en el comercio electrónico”.

“Por ello hemos confirmado que el consumidor en línea manifiesta una mayor confianza en el e-commerce conforme realiza más operaciones virtuales, pero de todas formas debemos contribuir a que el comprador se acostumbre a denunciar operaciones sospechosas o fraudulentas, sobre todo para contribuir a que se desarrollen mejores prácticas, ya que en nuestro país detectamos vicios como el que los procesos de denuncia son demasiado largos y complicados; o los procesos de investigación pueden tardar hasta tres años en resolverse y por ellos los afectados prefieren absorber la pérdida económica correspondiente. Por eso debemos buscar fomentar la denuncia para que los procesos se mejoren y haya justicia en todos los casos”, finalizó el especialista en e-commerce.

CRÉDITO: 
Redacción