Se buscan ideas para crear productos de ciberdefensa con el gobierno

Foto: Especial

Los ataques cibernéticos están a la orden del día, por lo que cada vez es más necesario crear estrategias que ayuden a evitarlo, pero ¿qué se puede hacer?

Una de las acciones más destacadas es la que están haciendo los ciberespías británicos, quienes abrieron las puertas de su guarida secreta con el objetivo de atraer sangre y armas nuevas, y formar a la próxima generación de centinelas del ciberespacio, un paso no exento de riesgos.

Con iniciativas de reclutamiento dirigidas a hipsters, rompecabezas navideños, e ideas de "start-ups", el altamente secreto GCHQ (Cuartel general de comunicaciones del gobierno), permite que el gran público se asome a sus actividades.

La última iniciativa fue la cita "Cyber Accelerator", en el Centro de Ciberseguridad Nacional (NCSC) en la que inversores, periodistas y emprendedores fueron invitados a una inusual visita.

El proyecto "Accelerator" conecta a emprendedores tecnológicos con expertos del GCHQ, con la idea de que las empresas puedan convertir buenas ideas en productos de ciberdefensa.

La idea es abrir las puertas a jóvenes genios de la tecnología, la misma que subyacía en los anuncios publicados por la agencia en el este de Londres, sede de muchas de estas nuevas sociedades "start-up", o en el desafío del puzzle que proponía al público 29 bloques de letras para descodificar un mensaje.

Arma de seducción

Una vez en las oficinas del NCSC en el centro de Londres, los visitantes descubrieron las nuevas armas de seguridad con las que los jóvenes emprendedores quieren seducir a los inversores privados como parte del programa "Accelerator".

"El alambre de espinos está ahí para mantener a la gente alejada, pero lo que hace es mantener a la gente recluida. Crea una comunidad reclusa, y queríamos romper con eso. ‘Accelerator' es el siguiente paso natural, salir al mundo", explicó el vicedirector del NCSC, Chris Ensor.

Nueve empresas, que han estado ya trabajando con el GCHQ durante nueve meses presentaron ideas a inversores que iban desde las defensas para critpodivisas y los productos domésticos conectados a la red, hasta un "hardware" capaz de borrar los contenidos de un ordenador en caso de robo.

Riesgos para la seguridad

El director ténico del NCSC, Ian Levy, reveló que la agencia sufrió 600 ciberataques en su primer año, de los cuales 35 fueron clasificados como "serios".

"Nos han enseñado algunas cosas. Nuestros adversarios son infinitamente inventivos, son brillantes", dijo

Alan Woodward, experto en seguridad informática en la Universidad británica de Surrey, alabó este proyecto de aunar la creatividad individual con el poder del gobierno.

"Algunas de las mejores ideas vienen de un hombre solo (...) A veces no encuentran un refugio natural en las grandes empreasas o el gobierno, y (este proyecto) trata de echarles una mano".

Es una cita con espíritu de Silicon Valley y perspectivas de ganar dinero.

"Puedes pagarle a alguien 30.000 libras (40.000 dólares) al año para ir a trabajar al GCHQ y luego pueden duplicar eso yéndose al sector privado. Es difícil atraerlos y retenerlos", admitió Woodward.

"Sabemos que el GCHQ tiene muchas, muchas ganas de atraer talento joven. Algunos de los piratas informáticos de mayor éxito eran chavales de 16 y 17 años que trabajaban desde su habitación", explicó Anthony Glees, director del Centro de Estudios de Seguridad e Inteligencia de la Universidad británica de Buckingham.

De todos modos, la necesidad de compartir información con ciudadanos particulares crea riesgos de seguridad, añadió, recordando el caso del estadounidense Edward Snowden, un colaborador del NSA (equivalente estadounidense del GCHQ) que luego reveló muchos de sus secretos.

El GCHQ examina con lupa los antecendentes de sus candidatos, pero "es un proceso extremadamente caro", dijo Glees.

Por ello, el gobierno tiene que ser muy cuidadoso con la información que comparte.

"Intercambiar información tiene siempre peligro... pero es necesario", sostuvo Glees.

Algunas cosas, sin embargo, siempre se mantienen "Top secret", incluyendo la ubicación desde la que los jóvenes emprendedores hacen su trabajo con los ciberagentes británicos.

CRÉDITO: 
Redacción / AFP